La asociación de vecinos Uribe Nogales de Abetxuko ha expresado su rechazo más absoluto a la pretensiones del Ayuntamiento y del Gobierno vasco para ampliar el ramal del tranvía hasta el centro del barrio “porque va a destrozar el barrio”. El comienzo de las obras para acometer el proyecto, que el Gabinete Lazcoz defiende en solitario, están previstas para finales de la próxima primavera.
Los portavoces de la agrupación han acusado al equipo de gobierno de “dividir al barrio por pura cabezonería. No estamos en contra del tranvía, sino de este trazado que nos quieren imponer», señaló la presidenta Paquita San Bartolomé. Convencidos de que el paso del metro ligero por calles como El Cristo afecte a unas viviendas «frágiles de más de cincuenta años», exigieron la marcha atrás del plan. Mientras defienden que se trata de un medio de transporte útil para distritos como Lakua o Salburua, «no lo es para Abetxuko. Desde que lo tenemos han empeorado las comunicaciones con el centro», aseguraron.
Entre otras razones para oponerse, indicaron que la mitad del barrio no accede al servicio si la parada se coloca junto a la iglesia, que no se ha hecho un estudio de impacto ambiental y que el propio Centro de Estudios Ambientales consideró inviable el paso por la calle La Presa que es zona inundable. “Es un despropósito que destruye el barrio y no beneficia a nadie”. La asociación lamentaron que la maniobra del grupo socialista en el Ayuntamiento, “ha creado malestar y división entre los residentes”

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude