Abetxuko está de enhorabuena. A los cuatro meses de celebraciones que ya lleva por el 50 aniversario del nacimiento del barrio se suman ahora cuatro días de fiestas en honor a San José, el patrón de un barrio obrero que vio la luz, precisamente, un 1 de mayo de 1959 cuando las autoridades de la época entregaron simbólicamente las llaves de sus viviendas a los primeros vecinos. Esos mismos moradores que, medio siglo después, esperan que el tranvía les acerque más a Vitoria.
Y hasta Abetxuko se desplazará el viernes en tan singular fecha el alcalde, Patxi Lazcoz, para leer el pregón festivo, un acto en el que también participará la presidenta de la asociación de vecinos, Paquita Sanbartolomé, que recordará los 50 años de historia del barrio. La nota folclórica llegará al escenario de la plaza 1 de mayo de la mano del grupo Kontrapasak y su alarde de danzas vascas.
“50 años cargados de alegrías, penas, triunfos, derrotas e ilusiones”, rememoró la comisión del 50 aniversario de Abetxuko que para este largo puente festivo ha organizado una comida popular y mantiene abierta la exposición de fotografías sobre la historia individual y colectiva de los vecinos que han hecho posible las bodas de oro.
Motivos suficientes tiene Abetxuko para sumergirse en cuatro días de fiestas patronales que arrancarán mañana por la tarde. Y como toda localidad alavesa que se precie, lo hará con el descenso del ave previa al txupinazo. A partir de ese momento, música, degustaciones gastronómicas, competiciones deportivas y alguna que otra sorprendente actividad, como la elección de Miss y Mister Soltero del año, completarán un nutrido programa pensado para que nadie se aburra ni un ápice.
gladiadores abetxukotarras Música, comida y deporte no fallarán durante estos cuatro días en Abetxuko. Para todos los gustos y edades. Desde la música discotequera de los DJ hasta las tradicionales verbenas de Joselu Anaiak, los pasacalles, jotas, danzas vascas y dianas servirán para bailar perder las calorías de la morcillada, la comida popular que el viernes se celebrará a orillas del Zadorra o las degustaciones de langostinos y chorizo con zurracapote.
Y después de comer, nada mejor que hacer deporte, aconsejan los nutricionistas. Hasta en eso han pensado los organizadores de las fiestas del 50 aniversario, que han reservado espacio en el programa para todo tipo de competiciones: desde los más convencionales campeonatos de mus, tute, brisca o lanzamiento de txapela, hasta un curioso concurso de comer chupa-chups sin morder o un certamen de pulso.
Además, los lugareños sorprenderán a los visitantes con un espectáculo de gladiadores abetxukotarras y la proyección del audiovisual Abetxuko y sus gentes, mientras que Miss y Mister Soltero del año podrán mostrar palmito en reliquias de cuatro y dos ruedas.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude