El polígono de Borinbizkarra emerge entre Ali y el Seminario. Los antiguos campos de cultivo junto al trazado de ferrocarril acogen la llegada masiva de grúas y operarios, que han empezado a construir las primeras viviendas del barrio. Estará rematado en 2012, según las previsiones de la sociedad municipal Ensanche 21, encargada de la expansión Vitoria. Si se cumplen, en el plazo de tres años la capital alavesa saludará a este sector residencial, situado entre las vías del tren, la avenida de Los Huetos y la avenida del Mediterráneo. Jardines, paseos, chalés, bloques de pisos y un parque central salpicarán un sector que conectará por fin Zabalgana con Sansomendi. En él vivirán 2.000 familias.
La frenética actividad de los operarios crece por momentos en Borinbizkarra. Las máquinas llegaron a la zona en 2006, cuando arrancó la primera fase de urbanización del polígono. Entonces, los operarios de la constructora Azysa alisaron los terrenos, delimitaron las parcelas en las que se levantarían los futuros edificios y habilitaron las aceras, carreteras y rotondas. También introdujeron las canalizaciones de agua, gas y teléfono. Con todo ello, a finales del año pasado dejaron listo el sector para que llegaran las grúas. Y ese momento ya ha llegado.
El desembarco de las constructoras no se ha hecho esperar. Borinbizkarra muestra ya las estructuras de varios de sus bloques, aunque otros muchos se levantarán en los próximos meses. La razón es que diversas empresas están volcadas en la excavación de los aparcamientos subterráneos en los que estacionarán los futuros vecinos. Después llegarán los encofradores y los bloques emergerán en altura de forma progresiva. Si no hay retrasos de última hora, las primeras familias llegarán al barrio el próximo año.
Goteo de permisos
Los últimos datos recabados por el Ayuntamiento de Vitoria demuestran que las constructoras ya tienen licencia municipal para levantar un total de 781 viviendas en Borinbizkarra. 613 se concedieron a finales del año pasado y otras 168 se han tramitado a lo largo del primer trimestre del actual ejercicio. Estos permisos han dado luz verde a la construcción de las primeras casas, que se repartirán por todo el polígono a través de 19 edificios colectivos y un chalé unifamiliar. El goteo es imparable, pero lo cierto es que en estos momentos Ensanche 21 ya puede certificar que más de un tercio de los bloques que conformarán el nuevo barrio está en marcha.
Estos datos revelan que la crisis económica, que golpea de lleno al mercado inmobiliario, no ha frenado por ahora los planes de construcción de vivienda en Borinbizkarra. La explicación a este fenómeno hay que buscarla en el pacto de vivienda que firmaron PP y PSE en 1999 -apoyado después por el resto de partidos- para alumbrar los barrios de Salburua y Zabalgana. Entonces, el Ayuntamiento reservó al menos de 70% de los suelos para hacer pisos de VPO. Ahora, en plena crisis, algunas inmobiliarias admiten que el mercado libre está parado, por lo que las casas protegidas se han convertido en el ‘colchón’ del sector.
Borinbizkarra, por tanto, se ha convertido en un buen laboratorio para comprobar este fenómeno por la altísima presencia de vivienda protegida. En concreto, 1.568 de los 2.000 pisos previstos serán de VPO. Tienen adjudicatario porque ya han sido sorteados. «Esto es un seguro de éxito. Ahora habrá que esperar a ver qué sucede con las casas restantes, que son libres y que en estos momentos serán más difíciles de vender», apunta la arquitecta de Ensanche 21 Isabel Pineda.
La construcción de los primeros bloques del polígono situado junto a Ali coincidirá con las obras de la segunda fase de urbanización de sector, que fueron adjudicadas en noviembre. Las labores durarán un año y medio. Después, las calles tendrán adoquines, árboles, bancos, papeleras y farolas. Habrá cuatro rotondas para articular el tráfico, aunque tres de ellas ya están construidas. La última se iniciará en breve y el Ayuntamiento la sufragará a través del ‘plan anticrisis’ del Gobierno central. La glorieta se ubicará en la confluencia de la calle Sansomendi con la avenida de Los Huetos.
A lo largo del año que viene, Borinbizkarra estará listo para abrirse a la ciudad y se convertirá en parte de Zabalgana, como había previsto el Ayuntamiento. El polígono contará, además, con una ‘joya’ verde de la que disfrutarán sus vecinos.
Se trata de un parque que ocupará 58.500 metros cuadrados, lo que significa que Borinbizkarra tendrá una de las zonas verdes más amplias de Vitoria. Será mayor que el parque del Norte -que tiene 50.800 metros- y casi duplicará la superficie de La Florida -que llega a los 30.400-. Los arquitectos municipales han intentado respetar la inclinación de las dos lomas que abrigan la zona y también han previsto diversos caminos, zonas de juegos infantiles y la instalación de un sistema de riego automático.
El polígono se extiende a lo largo de 343.505 metros cuadrados y sus edificios no serán excesivamente altos. Tendrán entre dos y nueve alturas.
i.cueto@diario-elcorreo.com

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude