DNA residentes en coronación aseguran que el barrio es el centro distribuidor de la droga en la actualidad
¿Dónde se compra droga en Vitoria? La respuesta, a tenor de lo que reflejan los atestados policiales, así como en las denuncias que los vecinos de la ciudad realizan ante el Ayuntamiento por los constantes trapicheos que observan en sus barrios, es en los bares. Lejos de criminalizar al sector de la hostelería, que en su mayor parte vive totalmente ajeno al menudeo de estupefacientes, muchos residentes reclaman mayor dureza contra determinados locales que, a lo largo y ancho de la ciudad, hacen caja vendiendo algo más que refrescos, vinos y cafés.
Los residentes en el barrio de Coronación, sin ir más lejos, están “hartos” de que la zona se haya convertido, a su entender, en el centro de distribución de droga por antonomasia de la capital alavesa y han denunciado en varias ocasiones lo sucedido ante la Policía Municipal. “La situación de Coronación es insostenible. Los vecinos, que pagamos los mismos o más impuestos que el resto de vitorianos, sufrimos la dejadez tanto en el aspecto social como urbano del Ayuntamiento, los que nos ha llevado a convertirnos en el supermercado de la droga de Vitoria”, explica un vecino indignado. “Urge realizar una profunda renovación en el barrio para que no se convierta en un gueto, si no lo es ya”, añade.
Los informes policiales también son elocuentes. En noviembre de 2008, la Policía Nacional decomisó 60 gramos de cocaína en un bar de la plaza Zaldiaran y detuvieron al titular y a la camarera del establecimiento. También en noviembre, agentes del mismo cuerpo hallaron en otro bar de la calle Basoa 325 gramos de cocaína, por lo que arrestaron al dueño y a la camarera. En mayo de 2008 detuvieron al dueño y a la camarera de un tercer bar, esta vez ubicado en la Fuente de los Patos, y se incautaron de 175 gramos de cocaína, 582 de speed , 45 gramos de marihuana y 149 pastillas de éxtasis.
La Policía Municipal de Vitoria, por su parte, detuvo en diciembre de 2008 a seis personas acusadas de tráfico de drogas y a las que se encontró más de 8.000 dosis de hachís. Los arrestos tuvieron lugar después de que varios vecinos denunciaran que en un bar de Domingo Beltrán y que en otro de Eulogio Serdán se “trapicheaba” con droga. Los agentes confirmaron tales sospechas y confiscaron más de 120 huevos de hachís. Finalmente, la Ertzaintza detuvo en noviembre a un hombre que traficaba desde un locutorio de Vitoria. Le sorprendieron con cocaína y hachís por valor de 12.800 euros.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude