Correo El Casco Viejo recibirá durante esta legislatura una inyección económica de «más de 40 millones de euros» para convertirlo en «el mejor de los lugares para ser habitado». Lo dice el alcalde quien, además, pretende hacer de la ‘almendra’ un foco de atracción para los vitorianos y para todos aquellos que «nos visiten y gasten su tiempo con nosotros». En realidad, el lavado de cara de esa colina emergente y cada vez más visible ya empezó hace años, aunque ahora «hemos decidido continuar e incrementar el gran esfuerzo inversor y dotacional».
Patxi Lazcoz eligió el Congreso Internacional de Ciudades Históricas -que hoy se clausurará en el palacio de Villasuso- para reforzar el compromiso municipal con el Casco Medieval. Según explicó el primer edil a EL CORREO tras su intervención, la cifra de los 40 millones se podría ver ampliamente superada cuando termine el presente mandato ya que, a estas alturas, entre 2008 y 2009 se tiene garantizado un gasto de 35 millones. Siendo así, ¿no sería previsible que en 2010 y 2011 se mantuviese el ritmo inversor y se superasen ampliamente los 40 millones? «Hay que ser prudentes», razona el alcalde. «De momento, lo que está claro es que a finales de legislatura sobrepasaremos esa cantidad».
Los 35 millones ya ‘atados’ se corresponden con los 20 que aporta el Ayuntamiento (diez para cada ejercicio), otros 8 del europeo Plan Urban y 7 más que llegan de la Diputación y el Gobierno vasco de la mano del proyecto Zain para la construcción de un centro de investigación sobre patrimonio cultural. Unas cantidades gestionadas por la Agencia de Renovación Urbana que incluyen toda una batería de actuaciones como la «dotación de espacios polideportivos, la ubicación de semilleros empresariales, espacios de investigación y gestión del patrimonio y la creación de un gran centro de oficios de la ciudad histórica orientado a la misma regeneración física del casco medieval», recordó el primer edil.
Entre los proyectos más esperados para la recuperación del barrio está la rehabilitación de los Arquillos. El alcalde adelantó que «antes de final de año estarán adjudicados los trabajos de restauración» de esta «zona monumental clave en la conexión entre el centro histórico y el Ensanche». El remozado comenzará en el año 2009, costará 300.000 euros e incluirá desde el cambio de la iluminación hasta la impermeabilización del lugar.
Arqueología y economía
Éste es sólo un ejemplo de las actuaciones que tiene en cartera la Agencia de Renovación Urbana. Los frentes son varios y su gerente, Gonzalo Arroita, realiza una rápida enumeración. En primer lugar, lo más visible, como las cinco reformas próximas o ya en marcha en las calles Zapatería, Cuchillería, Chiquita, Pintorería y Nueva Dentro; y también la eliminación de cableados y redes aéreas. Arroita hace también hincapié en la recuperación de patrimonio que languidece, como el palacio Escoriaza Esquível. Mención aparte merece el estudio arqueológico del casco y el tercer tramo de muralla, relacionados con los convenios con la Fundación Catedral Santa María para la puesta en valor de ese patrimonio. El gerente de la agencia recuerda por último los planes sociales y de reactivación económica en una enumeración que no pretende ser exhaustiva.
Pero el Ayuntamiento tiene claro que todos estos proyectos buscan «mejorar la calidad de vida de quienes habitan en esta zona de la ciudad y de quienes la vayan incorporando a sus vidas». La filosofía es la misma que orienta los pasos de las ciudades que desde el miércoles y hasta hoy participan en el Congreso de Ciudades Históricas. Eso sí, sin renunciar al atractivo turístico que ofrecen los cascos viejos para funcionar como polos de dinamización económica. Esa es la experiencia que ayer contaron representantes de Melilla, Ibiza, Pamplona, Panamá y Veracruz.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude