DNA Un poco más tarde que el año pasado, pero ya han empezado. En los últimos días, el equipo de gobierno ha intensificado sus encuentros con el PNV, su actual socio presupuestario, para intentar sellar las cuentas de 2009. Fuentes consultadas por este periódico confirmaron ayer que los nacionalistas ya han comenzado a trabajar sobre el borrador del gabinete de Patxi Lazcoz. Hasta tal punto que ya saben a qué condicionar su apoyo.
El portavoz jeltzale, Mikel Martínez, explicará hoy en rueda de prensa las iniciativas que deberá incorporar el proyecto socialista para que su grupo vote a favor. Será difícil que encuentren obstáculos. Las dos partes quieren sellar rápidamente un acuerdo y, visto lo visto en la Diputación, el pescado está vendido. Eso sí, milagros los justos. La capital alavesa empezará 2009 con prórroga presupuestaria y ésta durará, al menos, un mes.
El impasse tiene su razón de ser: el gobierno ha empezado a hacer sus deberes más tarde que en otros ejercicios. La concejala de Hacienda explicó ayer en la comisión municipal que para elaborar el borrador presupuestario “necesitaba” contar con una previsión aproximada del Fofel; o sea, el dinero que la Diputación devuelve, entre otras localidades, a Vitoria y que en 2009 sufrirá una importante merma respecto a los 180 millones de euros de este año debido a que el ejecutivo alavés, como el Ayuntamiento, también ha recaudado menos. “Hace semanas que la Diputación anunció la transferencia. Y San Sebastián y Bilbao sí han hecho sus deberes”, replicó el portavoz de EB, José Navas. “La prórroga no es preocupante porque el presupuesto de 2008 es expansivo”, se excusó la edil, quien anunció que presentará “de forma inminente” su proyecto de cuentas para 2009.
Ahora mismo, sólo lo conoce el PNV. Las negociaciones en el Ayuntamiento han vuelto a ser un juego de dos. Y ni al PP ni a EB ni a EA les sorprende quedarse, una vez más, al margen. Lo que ahora se está cociendo en el Consistorio no es más que el fiel reflejo de lo sucedido en la Diputación; tanto por los partidos que protagonizarán el acuerdo como por la base sobre la que se asentarán los presupuestos: la crisis. Las cuentas municipales vendrán marcadas por la merma de los ingresos, debido al descenso del Fofel y la moderada subida de impuestos aprobada para el año que viene y que justo da para pagar al personal del Consistorio.
En cualquier caso, en el último mes los dos grupos han dado pistas de por dónde van sus intenciones. El gobierno socialista quiere apuntalar las políticas sociales y de trabajo -pese a aplazar la OPE de la Policía Local-, y los proyectos estratégicos de la ciudad, como la intermodal o el auditorio. Ante estas prioridades, podrían retrasarse algunos de los planes para obras en la vía pública y, lo que es peor, las actuaciones en los ya olvidados concejos del municipio. El PNV, por su parte, tiene tres grandes prioridades para 2009: las economías familiares, la industria y la creación de empleo. En algún punto del camino se encontrarán.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude