Correo 300 expertos españoles y americanos reivindican en Vitoria el papel del centro histórico como vertebrador de la ciudadHubo tiempos en que los centros históricos de las ciudades eran lugares oscuros y olvidados. Luego llegaron las rehabilitaciones para hacer bonito. Y ahora, el siguiente paso es convertir los cascos viejos en lugares vivos. Lo dijo ayer el alcalde de Vitoria: «Más allá de la exhibición del patrimonio queremos revitalizar la almendra, que sea el eje vertebrador de la ciudad».
Con esta declaración de intenciones Patxi Lazcoz inauguró el Congreso Internacional de Ciudades Históricas que hasta mañana reúne en Vitoria a 300 expertos de once comunidades autónomas y seis países hispanoamericanos. La cita pretende ser «un punto de encuentro» para quienes trabajan en «la investigación, protección y rentabilización del patrimonio arquitectónico de las grandes ciudades», subrayó.
En concreto, el congreso lleva como subtítulo ‘La muralla como eje vertebrador de la ciudad histórica’, y por eso se prestó especial atención a este elemento arquitectónico. Ya adelantó Lazcoz que Vitoria vivió durante décadas «de espaldas» a su muralla, «oculta muchos siglos por calles y edificios», aunque ya se está recuperando a base de trabajos arqueológicos y visitas organizadas. También se refirió a ella Agustín Azkarate, catedrático de Arqueología de la Arquitectura de la UPV, tras reivindicar la necesidad de utilizar el patrimonio para la «dinamización económica y social» de la ciudad.
Durante estos tres días los 300 expertos compartirán experiencias. En las reflexiones participan no sólo estudiosos vinculados al mundo académico y técnicos en rehabilitaciones, sino que también representantes de ciudades como Melilla, Ibiza, Pamplona, Panamá, La Habana o la mexicana Veracruz. Todos ellos pondrán en común ideas para hacer de los centros históricos y sus murallas algo más que un atractivo turístico.
En esto Vitoria, y Álava, tienen algo que decir tras las experiencias recordadas por Gonzalo Arroita, gerente de la Agencia de Renovación Urbana: la recuperación de la muralla, la rehabilitación de las Salinas de Añana o la restauración abierta de la catedral de Santa María, señaló como ejemplos.
De hecho, esta última experiencia le ha valido a la capital alavesa la solicitud por parte de Naciones Unidas para colaborar en la recuperación de una misión jesuítica en Uruguay. Ayer, el alcalde y el máximo representante de la ONU en ese país firmaron un convenio según el cual Vitoria diseñará un plan director para restaurar una iglesia del siglo XVIII en la ciudad Colonia de Sacramento, que es patrimonio de la humanidad. Además, expertos uruguayos viajarán a la capital alavesa para recibir formación en estos aspectos teniendo como modelo la experiencia de Santa María.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude