Correo DNA El Gabinete Lazcoz quiere extender por el barrio de Adurza el denominado ‘Plan Renove’, es decir, trasladar a los vecinos de edificios antiguos, construidos en el inicio de la industrialización de Vitoria, a viviendas de protección oficial de nueva construcción. De esta forma, dará continuidad a la operación ya emprendida, aunque no finalizada en Errekaleor, y que también quiere trasladar a la Avenida de Olárizu, con el realojo de 123 vecinos. La idea del Ayuntamiento es actuar sobre los bloques situados cerca de la rotonda de la antigua fábrica de Esmaltaciones San Ignacio. De forma paralela, negocia con los vecinos de Ariznabarra una operación similar con los inmuebles más antiguos y espera poder realizar un realojo similar en Zaramaga, en donde los residentes ya han mostrado su rechazo al plan.
Pero antes de que todos estos proyectos puedan ver la luz, Juan Carlos Alonso, concejal de Urbanismo, deberá convencer al resto de grupos municipales de la viabilidad económica del realojo de las 123 personas que viven en la Avenida de Olárizu. Y es que esta operación marcará un antes y un después en futuras actuaciones urbanísticas de este tipo. Para ello, ha convocado un concurso público con el objeto de que una ingeniería indique, entre otras cuestiones, cómo se puede financiar el realojo, estimado en casi 15 millones de euros, sin que suponga un quebranto económico para las arcas públicas. «El proceso iniciado en la Avenida de Olárizu es modélico. Si es existoso, será replicado en otros barrios», señaló Alonso.
En Olárizu, más del 90% de los residentes quiere el realojo en los 123 nuevas viviendas, que estarán situadas a apenas cincuenta metros de las actuales, y tendrán entre 79 y 87 metros cuadrados. La pretensión del Gabinete Lazcoz es compensar esta operación con una actuación urbanística en esa misma zona que permita sacar al mercado pisos tasados y también sirva para acoger en el futuro el realojo de nuevos vecinos de Adurza.
«Tiene buena pinta»
Ningún grupo municipal quiso apoyar ayer de forma explícita el proyecto de la Avenida de Olárizu hasta conocer todos los detallesde la operación. PP, PNV y EA subrayaron que «tiene buena pinta», aunque se mostraron partidarios de «trabajarla más». EB fue el más crítico al apostar más por la rehabilitación que por la nueva construcción. «Tiene argumentos razonables para ser respaldada, pero hay que ir con cautela. Nuestra predisposición es positiva», reconoció el popular Javier Maroto.
El jeltzale Mikel Martínez le recordó a Alonso que «lo lógico es que esto se compense con una actuación urbanística», mientras que Antxon Belakortu se mostró a favor de intervenciones urbanísticas «que mejoren la calidad de vida de las personas».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude