Correo El Ayuntamiento de Vitoria ha construido grandes depósitos bajo los jardines de los nuevos barrios de Salbura y Zabalgana para acumular el agua subterránea y destinarla al riego de los parques. Las primeras cisternas, que ya están en funcionamiento, se encuentran bajo el subsuelo de una zona verde próxima a la Avenida de la Ilustración, en Zabalgana, y en un subterráneo cercano a los ‘bunker’ de Salburua. En los dos se retienen caudales con los que se riegan 140.000 metros cuadrados de zonas verdes.
El Consistorio desea que estas soluciones, u otras similares, se incorporen en las urbanizaciones aún pendientes. Para ello, ha introducido una cláusula en las ordenanzas de los nuevos polígonos destinada a los promotores en las que les insta a buscar fórmulas para aprovechar el agua subterránea. Y es que es en Salburua se han detectado grandes bolsas casi superficiales, y en Zabalgana, corrientes freáticas. Sin embargo, las soluciones técnicas de captación no siempre son posibles. En el caso de que los responsables municipales estimen que el coste es asumible, exigirá a los constructores que los depósitos se incorporen como un elemento más de la urbanización.
El riego de los cuatro millones de metros cuadrados de jardines obliga a detraer cada año de la red de abastecimiento de Amvisa 2.000 millones de litros de agua. Miguel Ángel Aguado, técnico de Ensanche 21, estima «que no tiene sentido clorar todo ese volumen hidráulico para luego limitarse a echarlo a la tierra». De momento, con los dos depósitos ahora activos se han ahorrado 60 millones de litros.
El riego se realiza cien días al año. Los técnicos han calculado que cada metro cuadrado de tierra regable absorbe 4 litros, con lo que cada metro cuadrado necesita recibir 400 litros por campaña, casi medio metro cúbico. En el caso del barrio de Zabalgana, donde se riegan 100.000 metros cuadrados, se precisan 50.000 metros cúbicos.
En este supuesto, no es factible la construcción de un depósito de esas dimensiones. Lo que hacen los técnicos municipales entonces es vaciar veinticinco veces por temporada, y llenarla otras tantas, la gran cisterna con capacidad para 1.800 metros cúbicos ubicada junto a la Avenida de la Ilustración.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude