Correo La antena de Larraño seguirá donde está. El alcalde de Llodio, Jon Karla Menoyo, aseguró que «la instalación cumple con la normativa», que está regulada mediante una ordenanza aprobada en diciembre de 2003. Menoyo consideró «inevitable» el debate despertado en los últimos meses en Llodio en torno a esta instalaciones, pero se mostró rotundo cuando dijo que «la antena de Larraño cumple la ordenanza y tiene licencia».

Las protestas han arreciado en los dos últimos meses, con la aparición de cartas repartidas por las calles de Llodio, en las que se pone de manifiesto el riesgo que corren los vecinos. Uno de los residentes en el barrio insistió hace unos días en que mientras estuvo clausurada la antena en 2003, «se trasladaron los equipos a una instalación provisional, mucho más alejada y que no molestaba a nadie sin que por eso dejáramos de poder hablar por teléfono y de ver la televisión». Por eso, los vecinos reclamaban al Ayuntamiento que buscara una ubicación alternativa a la actual.antena Larraño
La situación ha sido similar en el barrio de Ugarte durante este año, en el mes de enero, Vodafone solicitó autorización para colocar un antena en el depósito de aguas. Los vecinos de las urbanizaciones de Isasi y el Manzanal, iniciaron un campaña de recogida de firmas, que entregaron al alcalde en junio. Los vecinos salieron satisfechos del encuentro porque «han parado la licencia y van a buscar una nueva ubicación», según explicaron.
El alcalde, por su parte, señaló que «parece que la empresa ha desistido de colocar esa antena porque no hemos vuelto a saber nada».
Estudio de emisionesLas antenas de Llodio fueron sometidas a un estudio de emisiones realizado en 2001. Los datos arrojados concluyeron que se trata de instalaciones sin riesgo. Llodio cuenta con equipos en los barrios de Latiorro, sobre el edificio de Telefónica, en Larraño, encima del depósito de aguas y en Gardea, junto a los polígonos industriales de Katuja.
La ordenanza que regula la colocación de antenas señala que las operadoras deben utilizar la misma instalación siempre que sea posible. De hecho, además de los equipos de telefonía móvil, acogen también los de televisión.
Las antenas pueden colocarse en tejados y fachadas respetando distancias mínimas para minimizar el impacto visual. Deberá estar integrado en el entorno y no puede superar los límites legales de emisiones radioeléctricas. Para asegurar su cumplimento, el Ayuntamiento dispone de un registro y los titulares deben presentar un informe anual en el que se refleje el cumplimento de la norma.

LOS DATOS

La normativa: aprobada en diciembre de 2003 regula su uso e instalación. La de Larraño cumple la ordenanza.
Emisiones: se estudiaron en 2001 y no sobrepasan los límites.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude