Correo Los vecinos de las casas más cercanas a la plaza de toros han vuelto a exigir la paralización de las obras de urbanización de la zona que llevan a cabo las empresas FCC y Urco Urbasa para levantar junto al nuevo coso diversos edificios, que albergarán pisos de lujo, apartamentos tutelados, oficinas y garajes. Las comunidades afectadas reclaman que se cumplan los autos del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2, que ha ordenado en varias ocasiones -la última vez en julio- la suspensión «cautelar» del proyecto. Una medida que la firma constructora «no ha cumplido en ningún momento», porque sigue trabajando en la manzana, denuncia la portavoz de los residentes, Rosa Núñez, que critica también la «pasividad» del Ayuntamiento de Vitoria.
La oposición de las sesenta familias residentes en los portales números 64 y 72 de la calle Florida y del bloque 2 de Pío XII al proyecto urbanístico en marcha viene de atrás. Se suscitó tan pronto como conocieron los planes de la promotora. Los vecinos alegan que los nuevos edificios van a estar «demasiado cerca» de sus casas, a las que van a «ahogar» -restándoles sol y luz-, por lo que piden que se distancie más su ubicación. Reclaman que las «separen más o que bajen la altura de los inmuebles», pese a la decisión municipal de retranquearlos.
El juzgado ordenó en enero la suspensión cautelar de los trabajos de urbanización. Exigió que antes de abordar la remodelación de la zona se corrigieran 270 deficiencias que los técnicos municipales de Vía Pública encontraron en el proyecto, aunque el concejal de Urbanismo, Juan Carlos Alonso, avanzó hace unos días que los especialistas emitirán «en uno o dos meses un nuevo informe con todas las deficiencias ya subsanadas».
El auto exigía también la realización de una estudio arqueológico de la zona. La constructora presentó una alegación, que descartó el magistrado hace dos meses por entender que seguir con los trabajos no permitía garantizar que no se produzcan «daños irreversibles». Sin embargo, los vecinos insisten en que las obras han continuado, «haciendo caso omiso a lo que dicen los jueces».
Nuevo recurso
Los afectados, que han perdido últimamente a su abogado por fallecimiento, han decidido, no obstante, seguir su batalla y van a contratar un nuevo letrado. «En vista de que siguen los trabajos, hemos presentado hace unos días en el juzgado un escrito pidiendo que se tomen medidas para garantizar el acatamiento del auto y solicitando, además, que se establezca una multa por cada mes que se retrase su ejecución», señala Rosa Núñez.
Los vecinos interpusieron también el pasado día 8 un recurso de reposición contra el plan de reparcelación del sector. «Creemos que es nulo de pleno derecho. Además de estar mal redactado, no se cumplieron los trámites preceptivos de exposición al público y plazo para la presentación de alegaciones», asegura su portavoz.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude