Deia Diputación Foral de Araba se encuentra estudiando si es posible cambiar la normativa para poder modificar las previsiones de crecimiento del Impuesto de Bienes Inmuebles en Gasteiz hasta 2012. La revisión del valor de los pisos en la capital arabarra provocó una tormenta política y social en 2004 ya que, bautizado después como el Catastrazo, los ciudadanos se enfrentaban a una importante subida del impuesto durante ocho años. Apoyado por todos los grupos en el Ayuntamiento, excepto el PNV, se establecieron unas tablas para la aplicación, sobre el nuevo valor de las casas fijado por la Diputación, de un gravamen cuyo crecimiento es progresivo, si bien la tendencia se quebró el año pasado.
Ahora, la formación nacionalista, de regreso a las riendas de la institución Foral tras ocho años en la oposición, estudia si es posible cambiar la normativa que permita al Consistorio modificar, a su vez, el gravamen del IBI, a fin de hacer más suave el incremento de este impuesto los próximos años. Una decisión que impediría que en 2008 los gasteiztarras asistieran a una subida media del 15% en este recibo, es decir, alrededor de treinta euros más que este año.
El pasado ejercicio, sin embargo, el grupo municipal del PNV logró romper la tendencia de crecimiento prevista ya que con el apoyo del resto de formaciones excepto el PP, se rebajó a la mitad el incremento a aplicar durante 2007. Ayer, su portavoz, Mikel Martinez, volvía a insistir ante el resto de partidos la necesidad de abordar una revisión de las tablas aprobadas para aplicar a este tributo y mostró su disposición a negociar unos crecimientos medios del cinco por ciento.
De producirse finalmente esa subida del 15%, aquellos vecinos del Casco Antiguo que no tengan bonificaciones pagarán, por ejemplo, una media de 218 euros por este impuesto, mientras que el recibo se incrementará hasta los 408 euros en viviendas de Lovaina, San Martín, Ariznabarra o El Pilar.
El Ayuntamiento Mientras, la nueva concejal de Hacienda, Marian Gutierrez, prefirió no desvelar ayer su postura sobre si, nuevamente, congelará las subida de tasas, impuestos y precios públicos -como pactó en dos ocasiones el PSE con el PP en la anterior legislatura- por el incremento precisamente del IBI o, por contra, el billete del autobús, la OTA, el agua y otros recibos sí se verán incrementados.
A este respecto, asistió a dos ofrecimientos. Por un lado, el portavoz del PP, Javier Maroto, volvió a mostrar su disposición a no aplicar ningún tipo de subida en las ordenanzas fiscales ya que, dijo, los ciudadanos asisten a un momento “especialmente sensible” por el crecimiento de las hipotecas.
Del otro, Martinez reiteró que el Ayuntamiento debe caminar hacia un incremento “razonable” de tasas, precios e impuestos fijado “entorno al IPC”. Por su parte, el portavoz de EA, Antxon Belakortu, le recordó que el anterior gobierno local “no hizo nada” para gravar el IBI en los pisos que se encuentran vacíos. Sin embargo, la edil socialista prefirió no avanzar nada hasta tener cerrada la previsión de gastos e ingresos del Ayuntamiento.
Entonces, aseguró, presentará las líneas que marcarán las ordenazas fiscales y el presupuesto para 2008. “Sería irresponsable hablar de presupuestos y ordenazas fiscales sólo para tener un titular”, concluyó.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude