DIARIO DE NOTICIAS DE ALAVA. Y (II)La polémica por la instalación de antenas de telefonía en la ciudad vuelve a estar de actualidad. Las quejas se centran esta vez en la estructura que se eleva, desde hace años, junto a la iglesia de San José en Arana. Vecinos de 20 portales de este entorno se reunieron el 28 de junio para planear una movilización contra este dispositivo. Aseguran que la presencia de esta antena les provoca dolores de cabeza, dificultades para dormir y otros problemas de salud más graves. Dada la seriedad de esta denuncia, pretenden ir paso a paso y reunir tanto informes jurídicos como sanitarios con los que dirigirse al Ayuntamiento.El caso recuerda al vivido en Coronación. La asociación Errota Zaharra impulsó una comisión -hace ahora un año- con la que evidenciar ante el Consistorio su preocupación por las continuas ofertas para instalar antenas de telefonía en la zona.
 En junio, con la ayuda de la Policía Municipal, habían logrado paralizar que uno de estos aparatos se asentase en la calle Simón de Anda. Ese mismo mes, un informe del Departamento de Medio Ambiente constató que una firma de telefonía había iniciado la instalación de una aparato así en Abetxuko sin contar con ningún tipo de permiso.
Esta vez no se trata de un proyecto reciente o futuro, sino de una vieja antena ubicada en el entorno de la plaza de las Provincias Vascongadas. Pero el portavoz de la asociación Zazpigarren Alaba, Guillermo Perea, ve el tiempo como una baza: “facilitará realizar un estudio riguroso sobre el impacto de esta antena en los vecinos“. Este representante vecinal cree que, tras la primera reunión -a la que acudieron “quienes ya están sensibilizados“, admite-, se ha dado sólo el paso inicial de una lucha que se aventura larga. “Pero, si la quitan de forma inmediata, tampoco nos vamos a quejar“, advierte.
La primera decisión fue constituir una comisión de diez personas. La segunda, buzonear información sobre la antena a 50 portales del entorno. Los vecinos desconocen todavía cuáles son las características concretas de este dispositivo. Por ello, pretenden reunirse con el nuevo equipo de gobierno para recabar información y conocer su postura. Ya han iniciado una ronda de contactos con los grupos municipales.
piden reunirse con sanidad Estos residentes de Arana no descartan ninguna medida: recogida de firmas, comparecencia en comisión, más asambleas… Adelantan que el tema no se reducirá a una manifestación. Defienden que la antena debe retirarse y quieren sentarse en la mesa con Osakidetza para diseñar un estudio sanitario. Están convencidos, con diversos informes de otras partes del mundo y varias sentencias jurídicas del Estado, de los efectos perniciosos de las antenas no ionizantes como aceleradoras del cáncer.
Perea sostiene que, ante todo, los vecinos tienen que estar al corriente de las posibles afecciones de estas antenas. Porque, una vez “ubicados” informativamente, es cuando los portales podrán valorar los pros y los contras de las cuantiosas ofertas para instalar uno de estos aparatos sobre el tejado de casa. El pasado jueves, uno de los puntos del día de la reunión mensual de la asociación Interbarrios se centró en este tema. Creen que afecta a toda la ciudad, por lo que tampoco descartan reivindicaciones conjuntas.
Varios portales han recibido ofertas para acoger un dispositivo en el entorno de Domingo Beltrán
Errota Zaharra ha protagonizado una de las campañas más sonadas contra las antenas de telefonía. El portavoz de la asociación vecinal de Coronación, Javier López de Robles, cree que su experiencia ha podido servir de base para otras zonas. Sin embargo, tampoco baja los brazos: revela que todavía una compañía de telefonía insiste en colocar una antena en los alrededores de la calle Domingo Beltrán.
En abril supimos que había habido ofertas a portales en esta zona, así como en la calle Badaia. Creíamos que habían desistido, pero parece que han vuelto a la carga“, revela. López de Robles reconoce que, teniendo en cuenta las cantidades económicas que se ofrecen, al final cualquier lugar es susceptible de acoger una antena.
Este representante de Errota Zaharra critica, además, tanto el texto como el funcionamiento de la ordenanza municipal que regula estas instalaciones. A pesar de que la norma pretende evitar que se ubiquen estas antenas en lugares sensibles, como un hospital o un colegio, López de Robles cree que de todas formas se está haciendo. Además, no entiende que no se incluya como lugar sensible aquel donde los vecinos pasan más tiempo: el domicilio.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude