El Ayuntamiento de Vitoria ha multado a Telefónica Móviles por no haber procedido a la demolición de una antena, ubicada sobre el centro educativo Corazonistas, en el paseo de Fray Francisco. El grupo municipal de EA valoró ayer de forma positiva esta reacción municipal, pero lamentó las continuas polémicas que arrastra la compañía por la instalación de este tipo de dispositivos.
La resolución, con fecha del pasado 4 de octubre, se dio a conocer en la sesión plenaria celebrada ayer. El Ayuntamiento impone esta multa a la firma, según se recoge en la resolución, por haber incumplido una “orden de demolición”. Corazonistas, según el mapa de antenas presentado recientemente por el gabinete Lazcoz, dispone en la actualidad de tres antenas de telefonía, todas ellas pertenecientes a la operadora Retevisión y con una emisión, cada una, de 0,07 microwatios por centímetro cuadrado, por lo que cumplen de sobra los límites legales. En la actualidad, la tendencia en Europa es fijar esa barrera en los 0,1.
El equipo de gobierno presentó el pasado 2 de noviembre una nueva herramienta de su página web para conocer la distribución de antenas por la capital alavesa. Vitoria cuenta en la actualidad con 137 antenas y el Ayuntamiento garantizó el buen funcionamiento de todas ellas. El Departamento municipal de Medio Ambiente pretende, con este sistema, tranquilizar a la población sobre los efectos en la salud de estos dispositivos -incluso se habilitó el teléfono 945 161 184 para aclarar dudas entre la población- ofreciendo información sobre las características de cada aparato, la compañía a la que pertenecen, sus emisiones y los trámites que ha realizado en el Ayuntamiento.
el caso de ali El debate en torno a las antenas, sin embargo, es recurrente en la Casa Consistorial. Este nuevo caso de multa a Telefónica, de hecho, ha vuelto a generar preocupación en el grupo de EA, que solicitó más datos en torno a esta orden no acatada por la compañía. El portavoz de la formación abertzale, Antxon Belakortu, lamentó los “continuos” desmanes de Telefónica al Consistorio en materia de antenas. Por ello, pide al Consistorio que diga “basta ya” y actúe con mano dura ante este tipo de situaciones.
EA recordó, en ese sentido, los problemas sufridos en el Casco Medieval con estos dispositivos, así como el caso de la antena sobre el caserío de Ali, que también depende de Telefónica. En este caso, la Junta Administrativa sigue sin darse por vencida. Durante las pasadas fiestas de esta entidad local, a mediados de este mes, emitió un nuevo comunicado para exigir al Ayuntamiento de Vitoria que haga cumplir la normativa con la misma dureza a las compañías telefónicas y a los ciudadanos de a pie. Este respuesta llegó apenas unos días después de que, desde el Ayuntamiento, se reconociera que no podrá ordenar la retirada de esta instalación sobre un caserío -a la segunda, la firma cumplirá los trámites necesarios-, pese a que se trata de un elemento que “no gusta” porque su estética choca con la de una zona rural.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude