La vocación del tranvía es extenderse por toda la ciudad y da pasos en esta dirección. Lo más inmediato es llevar las vías por el Sur, hacia Adurza, y el Departamento vasco de Transportes «ya ha puesto en marcha el estudio informativo», explicó ayer el concejal de Urbanismo, Juan Carlos Alonso. De manera paralela, ha iniciado el estudio de viabilidad para la línea que irá a Zaramaga, conocida como Centro-Este. En tres semanas, el Ayuntamiento deberá remitir al Gobierno de Lakua sus propuestas para este trazado.
En cuanto al primer asunto, la ampliación por el Sur, el Ejecutivo vasco asumirá las modificaciones planteadas por Vitoria, tal y como adelantó EL CORREO. Es decir, las vías se internarán en Adurza, luego pasarán frente a Mendizorroza para más tarde discurrir por Portal de Castilla. A continuación llegarán a la Avenida de Gasteiz. Aquí hay un asunto pendiente: los grupos municipales habían pedido que la nueva línea enlazase con la que ahora está en servicio en la propia Avenida, a la altura de Beato Tomás de Zumárraga. «Esta cuestión está aún por dilucidar», explicó a este periódico Juan Carlos Alonso.
El problema es técnico. Esta opción obligaría al metro ligero a hacer «un quiebro» en el punto de confluencia que alteraría el tráfico tranviario. Así que se barajan alternativas como llevar las vías por «Abendaño o Tomás Alfaro» como alternativa a la Avenida de Gasteiz. Será el estudio informativo el que determinará cuál es la solución más conveniente. El momento es trascendental, a juicio del concejal de Urbanismo, porque a partir de este momento «comienza la cuenta atrás».
Respecto al trazado Centro-Este, el que lleva el tranvía a Zaramaga, el Gobierno vasco ha arrancado con el estudio de viabilidad, un paso previo al estudio informativo. En el Ayuntamiento también deberán comenzar a trabajar. Los diferentes grupos políticos tienen tres semanas para presentar propuestas de trazado que partan desde Angulema, y las opciones pasan por, a través de Florida, llegar a Los Herrán o a Jacinto Benavente para, desde uno de estos puntos, continuar hacia el barrio de Zaramaga.
Un bus muy caro en Abetxuko
El lunes 8 de noviembre «los partidos entregarán sus propuestas en una reunión donde se pactará el trazado a seguir», adelanta Juan Carlos Alonso. Y el día siguiente, martes, el acuerdo se remitirá al Gobierno vasco.
Todo lo anterior fue expuesto por el alcalde vitoriano, Patxi Lazcoz, a los grupos de la oposición durante una reunión que tuvo lugar ayer en el Ayuntamiento. Y allí también volvieron a saltar chispas por el enésimo enfrentamiento a cuenta del tranvía en Abetxuko. PP, EB y EA reprocharon al regidor rescatar el proyecto que cuenta con la oposición de buena parte de los vecinos y que ya había sido tumbado en el Parlamento vasco. Además, acusaron al primer edil de romper el consenso que se había alcanzado entre los diferentes grupos para pactar las ampliaciones futuras.
Lazcoz, por su parte, rechazó haber roto ningún acuerdo, ya que ese pacto se refería a futuras ampliaciones, y no al remate de la primera fase del tranvía, donde sólo queda por desarrollar la conflictiva entrada al barrio norteño. Además, esgrimió el argumento más conocido: ya hay 5,8 millones de euros consignados para la obra, y eso se traducirá en la creación de un buen puñado de puestos de trabajo durante el año que viene. Llevar los convoyes al centro del barrio pondrá punto final a un gasto: Tuvisa debe ahora mantener un servicio lanzadera hasta la parada del tranvía que cuesta 300.000 euros al año.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude