La asociación vecinal de Lakua-Arriaga Ipar Arriaga se mostró ayer contrariada por los resultados de la evaluación de impacto ambiental que mide la afección, conjuntamente, de la estación intermodal y el palacio de congresos. El portavoz del colectivo, Ángel Lamelas, recordó que para la nueva terminal sobre el parque de Arriaga se recalificarán 16.000 metros cuadrados, por lo que duda de que, para limitar la afección a esta zona verde, baste con trasplantar algunos árboles. Además, recordó que la rosaleda de esta zona sigue deteriorándose porque “la han dejado morir”.
La defensa de esta rosaleda fue, precisamente, uno de los motivos centrales en las recientes fiestas de este barrio gasteiztarra. Los vecinos también lamentan que la operación urbanística afecte a decenas de árboles, porque están convencidos de que “no todo puede trasplantarse”. No es, no obstante, su única reivindicación. Ipar Arriaga también denuncia que, con la estación, se sacrifica un parking para el que no se ha planteado un sustituto. Y, además, muestra su preocupación por el ruido que provocará en la zona no sólo la construcción, sino también el paso de autobuses una vez que la estación esté en funcionamiento.
Lamelas, por último, lamentó que los trámites de la intermodal sigan adelante con los votos de PSE y PNV, a pesar de que la propuesta jeltzale de impulsar una estación en Juan de Garay ha sido rechazada.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude