Tras la exitosa inauguración del último centro cívico levantado en la ciudad, el de Ibaiondo, en Lakuabizkarra, decenas de usuario han mostrado su malestar por algunas deficiencias en la superficie que rodea la cubeta de la piscina, y que provocaron el pasado fin de semana diversas caídas.
No obstante, desde la asociación de vecinos del barrio, Gorbeia Auzokideak, matizan que la cosa no es para tanto. «El suelo está muy nuevo, sin usar, y patina un poco. Ha pasado en todos los centros cívicos. Después, con el uso, se quita la película de la superficie y aparece una capa más rugosa», explica Carlos Sevillano, presidente de la agrupación.
En opinión del portavoz vecinal, los resbalones han sido motivados por las prisas de la gente y por la gran aceptación que está teniendo el centro. «El fin de semana hubo que poner un portero en los rodillos de entrada para limitar el aforo de la piscina. Además, muchos de los trompazos se debieron al deseo mayoritario de probar los nuevos chorros», relató ayer a EL CORREO.
Aun así, desde el Consistorio ya se han puesto manos a la obra. Y es que tras las quejas aparecidas en el buzón ciudadano y la petición del grupo municipal del PNV de que se pongan medios para paliar los problemas, la teniente alcalde Maite Berrocal señaló el lunes en una comisión municipal que se va a solicitar a la empresa constructora que actúe cuanto antes «y le dé un barniz de forma puntual».
Algunos usuarios mostraron también su malestar por la fría temperatura del agua. «Fue sólo el viernes y el sábado. Ya está perfectamente», subraya Sevillano.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude