El equipo de gobierno y el PNV ratificaron ayer en el Pleno el acuerdo que escenificaron hace más de un mes en la Comisión de Hacienda, con la aprobación definitiva de las ordenanzas fiscales de 2010. Como estaba previsto, EA se abstuvo, y el PP y EB se posicionaron en contra por considerar inadmisible el proyecto pactado en época de crisis. El año que viene se congelará el IBI, así como las tasas de las escuelas infantiles, las residencias y la formación ocupacional. Los impuestos sobre construcciones, actividades económicas, plusvalías y vehículos subirán un 2%, y las basuras costarán cuatro euros más. La tasa del agua se votó aparte, por depender de una directiva europea, y contó con el visto bueno de todos los grupos. La misma fórmula se siguió para sacar adelante la subida de la OTA. Hubo una abstención, la de EB.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude