Con cuello azul y corazón incandescente, el barrio obrero se ha ‘currado’ su cincuenta aniversario. Ha pasado medio siglo desde que extremeños, andaluces y castellanos resucitaron el viejo concejo. En la otra orilla del Zadorra la fiesta fluye a raudales