Correo Los comerciantes del Casco Medieval están hartos de levantarse lunes tras lunes con el temor a que los vándalos hayan causado algún destrozo en sus locales. Los botellones y las juergas desatan los instintos más bajos de algunos jóvenes que no dudan en romper el mobiliario urbano, hacer pintadas, quebrar vidrios o doblar puertas metálicas un sábado sí y otro no.
Ante esta situación, el sector reclama la apertura «urgente» de una comisaría de la Policía Local en la zona de Aldabe, una propuesta a la que se suma el gerente de la Agencia de Renovación Urbana, Gonzalo Arroita. Apuntan como lugar estratégico el impresionante palacio de los Álava Velasco, entre la Zapatería y la Herrería y frente al centro cívico, el mismo que un grupo inversor compró hace dos años por 1,8 millones de euros.
El presidente de la Federación de Comerciantes del Casco Medieval, Javier González de Mendoza, tiene claro que sólo un incremento de la vigilancia policial puede acabar con el gamberrismo que se genera en la zona durante el fin de semana. Aunque el Gabinete Lazcoz ya ha anunciado la apertura de una comisaría provisional en Fray Zacarías, frente al Gaztetxe, Mendoza reclama un paso más. «Estamos acostumbrados a que todo lo que se plantea como provisional sea al final definitivo y precario», indicó. A su juicio, la ubicación de la central policial en Aldabe es idónea por ser el área «más complicada» de las noches de marcha juvenil.
Plan de seguridad
Su compañero en la junta directiva de la federación y presidente de los dueños de comercios de la Zapatería y la Correría, José Luis González de Viñaspre, también cree que sólo la mayor presencia policial puede acabar con unos actos vandálicos que se repiten desde hace años y que son, a su juicio, fruto de «la mala educación de unos pocos». Su local amaneció con las lunas rotas el pasado lunes y el miércoles sufrió una pintada.
El gerente de la Agencia de Renovación Urbana, Gonzalo Arroita, secunda a los comerciantes en sus reivindicaciones. A su juicio, «la efectividad de muchas de las actuaciones puestas en marcha para revitalizar la almendra medieval dependen del plan de seguridad de la zona que están estudiando».
Según Arroita, este plan debe incluir una comisaría de la Policía Local que sirva no sólo para dar repuesta al Casco Medieval, «sino que sea también un referente para el centro» Por eso se decanta por la zona de Aldabe. «Porque ahí es donde va a tener eficacia reactiva, preventiva y disuasoria»,

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude