DNa El Ayuntamiento ha tomado nota de las conclusiones extraídas estos días en las jornadas sobre ciudades históricas celebradas en Vitoria. Los expertos coinciden en que hacer del Casco Viejo una zona cómoda para vivir es una de las claves para alcanzar su recuperación. Es por ello que el gobierno municipal está dispuesto a abordar el rejuvenecimiento del parque de viviendas para darle al barrio el impulso que necesita.
Las primeras actuaciones se van a llevar a cabo en 50 pisos ubicados en cinco calles: Pintorería, Cuchillería, Correría, Zapatería y Nueva Dentro. El modelo que se va a seguir es el empleado en otras zonas degradas de la ciudad como la Avenida de Olarizu o la zona de los castillos de Ariznabarra.
El Consistorio va a proceder a reconstruir estos edificios, derribándolos primero y levantando nuevos inmuebles. Entre tanto, sus ocupantes serán realojados en viviendas dentro o fuera del barrio, y también en apartamentos tutelados. Una vez hayan concluido lo trabajos, los vecinos de estos inmuebles tendrán la oportunidad de regresar a sus casas.
La Agencia de Renovación Urbana, encargada de la revitalización de la almendra medieval de Vitoria, ya ha comenzado las negociaciones con las personas que se verán afectadas por la reforma. “Es importante llegar a soluciones que sean satisfactorias para ellos”, asegura el gerente de la agencia, Gonzalo Arroita.
El gobierno municipal prefiere no hablar de fechas en vista de las complicaciones que han surgido en barrios como Errekaleor o Zaramaga, inmersos también en un plan renove , aunque asegura que el rejuvenecimiento de este parque de viviendas arrancará en breve.
No será, sin embargo, la única actuación que el Ayuntamiento gasteiztarra contempla a corto plazo para el Casco Viejo. El presupuesto para el año 2009 incluye también la reforma de las principales calles del barrio así como la reparación de sus cantones. También está pendiente la rehabilitación del Palacio Maturana Verástegui para la puesta en marcha del proyecto Zain, el centro de investigación sobre patrimonio cultural.
Arroita asegura, además, que antes de que finalice el año se adjudicará la restauración de Los Arquillos, que conecta el centro histórico con el Ensanche. Las obras presupuestadas en 300.000 euros abordarán, entre otras cosas, la iluminación del lugar o la impermeabilización. Todas estas actuaciones, incluida la restauración del palacio Escoriaza Esquível, tienen como objetivo hacer del Casco Viejo un lugar de “disfrute social”, tal y como anunciaba el alcalde de Vitoria, Patxi Lazcoz, el miércoles en la inauguración del congreso.
El primer edil expresó su deseo de que la muralla medieval salga del olvido y “vuelva a ser el eje vertebrador de la ciudad”.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude