Julio Iturri DNA primero fue la necesidad de vivir con más holgura y poder disponer de una habitación más; luego, la conveniencia de tener algo más de espacio en el salón y, más tarde, el capricho del jardín, además de, claro está, el garaje de dos plazas, el trastero y la buhardilla.