gara Se ha retrasado de nuevo. El cierre del vertedero de San Marcos estaba previsto para ayer, pero la negativa de otras mancomunidades a admitir la totalidad de sus residuos y otro tipo de requerimientos han aplazado su clausura. Los vecinos de la zona se muestran indignados.

Los vecinos y vecinas que viven en los alrededores del vertedero de San Marcos se confesaban ayer nuevamente estafados. Así lo relataba Ana María Ortega, miembro de la Plataforma por el cierre del vertedero de San Marcos y vecina del barrio errenteriarra de Beraun: «Después de numerosos retrasos nos habían prometido que el 1 de octubre cerrarían el vertedero y nuevamente nos hemos llevado un varapalo».
Las personas que viven en las zonas colindantes a esta infraestructura vienen quejándose desde hace tiempo del hedor que deben soportar. «La mayoría de los días no podemos abrir las ventanas de casa porque el olor es insoportable», aseguran. Confiaban en que en esta ocasión el cierre se hiciese efectivo pero, dada su experiencia, afirman que no se lo acababan de «creer del todo».
Reconocen, y así lo han manifestado en la movilizaciones que han realizado durante años, que lo único que exigen es el cierre del vertedero, «sin condicionarnos con la construcción de la incineradora, porque creemos que ya hemos aguantado suficiente». El vertedero acoge los residuos provenientes de Donostia, Errenteria, Pasaia, Oiartzun, Lezo, Astigarraga, Lasarte-Oria, Usurbil, Urnieta y Hernani.
Por su parte, el alcalde de Errenteria, Juan Carlos Merino (PSE), compareció ayer ante los medios y exigió a los responsables de la Mancomunidad que se «cumplan los acuerdos ya adoptados hasta la fecha» y que «no se siga posponiendo» el cierre del vertedero, ya que, en su opinión, «se dan todas las condiciones para su clausura».
Afirmó que «el trabajo callado y, por tanto, poco apreciado, que algunos hemos llevado a cabo a lo largo de estos años para concitar acuerdos que permitan que los vertederos de Sasieta (Beasain), Lapatx (Azpeitia) y Urteta (Zarautz) acojan las basuras que se vierten en San Marcos se ve ahora en dique seco ya que la dirección de la Mancomunidad no responde a las demandas pactadas con las demás mancomunidades».
De esta forma hacía alusión así a la negativa de la nueva dirección a construir la planta incineradora. La política de este órgano ha dado un vuelco tras las elecciones municipales de mayo, que han dado pie al cambio en el seno de la dirección de la mancomunidad.
La nueva dirección, donde el presidente es Ricardo Ortega (EB) y el vicepresidente Imanol Azpiroz (ANV), nada más tomar el cargo, anunció un cambio en la política de gestión de residuos y el rechazo de la incineración, al tiempo que abogó por la reducción, reutilización y el reciclaje.
Ante el planteamiento de esta línea de actuación, las otras tres mancomunidades anunciaron su decisión de no admitir el 100% de la basura procedente de San Marcos, si ésta no ratifica los acuerdos alcanzados por la directiva de la pasada legislatura y mientras no esté encauzado el proyecto de la incineradora.

«Compartir infraestructuras»

El presidente de la Mancomunidad de San Marcos asegura que, cuando tomaron el cargo, entendían que los tres vertederos iban a cumplir los compromisos de admisión de los residuos, «porque en cualquier escenario lo que está claro es que va a haber una necesidad de compartir infraestructuras», afirmó.
Ortega recuerda que la vida de los citados vertederos estaría colmada para el 2009 y «existe una incógnita en torno a lo que ocurrirá con todos los residuos de Gipuzkoa hasta el 2012, año en el que, de abrirse camino, estaría finalizada la construcción de la planta incineradora». «Se nos quiere atribuir que echamos por tierra una decisión cerrada, pero lo cierto es que todavía existen muchas incógnitas». Además, afirma que les han hecho otro tipo de requerimientos «y es lo que ha provocado que San Marcos no se cierre en la fecha prevista». «Nosotros lo que queremos aplicar son políticas de prevención para que se reduzca la cantidad de residuos y echar mano a la materia orgánica», subrayó.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude