Correo Las asociaciones de vecinos consideran que el Ayuntamiento de Vitoria debería permitir convertir las lonjas vacías en casas. Una medida que «contribuirá a solucionar el problema de la vivienda y a regenerar los barrios de la ciudad», coincidieron los portavoces de buena parte de los doce colectivos consultados ayer por EL CORREO. La mayoría ve con buenos ojos la propuesta lanzada por el PNV la semana pasada para crear una ordenanza municipal que regule esta posibilidad, iniciativa que se debatirá hoy en Consistorio. Eso sí, demandan a los grupos políticos que articulen «frenos para evitar la especulación».
El debate sobre el uso que se puede dar a los locales comerciales en desuso se volvió a reabrir a principios de septiembre. Como avanzó EL CORREO, la asociación de vecinos Hegoaldekoak, de San Cristóbal, propuso a los partidos ampliar al conjunto de la ciudad la normativa que permite rehabilitar los bajos de las casas del Casco Viejo como vivienda. Y es que desde que en febrero se aprobara el nuevo plan urbanístico de la almendra medieval, el Consistorio ha resuelto de manera favorable una quincena solicitudes para poder habitar bajos en desuso.
Las formaciones con representación en el Consistorio, sin embargo, se encuentran divididos ante esta posibilidad. En declaraciones a Álava 7 Televisión, el alcalde, el socialista Patxi Lazcoz, apuntó ayer que este tema se debe estudiar «con calma» y requiere «consenso entre los partidos». También manifestó su temor por el efecto que podría tener la medida sobre el mercado de lonjas. Así, recordó que en Llodio, la segunda localidad con más población de Álava, se produjo un «notable incremento» de los precios.
«Encarecerá el precio»
El PNV, por su parte, ha recogido el guante de los vecinos de San Cristóbal. Los nacionalistas abogan abiertamente por la creación de la ordenanza. El PP, sin embargo, reiteró ayer su rechazo, como ya lo hizo cuando gobernaba. «Encarecerá el precio de las lonjas y acabará con la vida comercial», afirmó un portavoz popular.
Ezker Batua, sin embargo, cree «fundamental» que Vitoria cuente con una normativa que permita «hacer prevalecer el derecho a la vivienda frente a la especulación». Mientras, Eusko Alkartasuna alberga «dudas». A su juicio se podrían «crear viviendas de primera y segunda».
La división de opiniones se repite entre los profesionales del sector inmobiliario. Miguel Garnica, de Fincas Prado, entiende que habilitar los bajos como casas «sería un paso atrás». Teme que la «calidad» de las viviendas no sería la adecuada. Para Pilar Carolo, de Fincas Uleta, el problema de la vivienda no pasa por este tipo de medidas, «porque hoy existe más oferta que demanda».
Para el presidente del Colegio de Agentes Inmobiliarios de Álava, Jaime Rubias, es, sin embargo, «una buena idea». Vaticina que no habrá especulación. «Hay mucho local vacío desde hace años y los propietarios tan sólo esperan recuperar liquidez».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude