Correo Las dudas del Ayuntamiento sobre la viabilidad económica del parking de El Campillo al constatar su elevado coste han provocado un intenso debate en el Casco Viejo. El Gabinete Lazcoz anunció el jueves que analizará la viabilidad del proyecto al conocer que las dos empresas que aspiran a construirlo han presentado presupuestos de 16 y 19 millones, muy superiores a los 9,3 previstos por los redactores del Plan Especial de Reforma Interior (Peri) del barrio. El claro desajuste ha «sorprendido» a los vecinos y comerciantes, que coinciden en que las cifras planteadas «son demasiado elevadas». A partir de ahí, varios colectivos piden que los partidos lleven adelante la ambiciosa infraestructura con algunas modificaciones. Otros, en cambio, la entierran para siempre.
EL CORREO pulsó ayer la opinión de diversos portavoces sociales, vecinales y comerciales del Casco Medieval, que valoraron la necesidad de hacer el parking. El resumen es claro: los minoristas exigen que se haga el garaje y los vecinos critican el «alto coste» de las plazas.
«Responsabilidades»
«El precio ha sido un jarro de agua fría, pero el parking es necesario. Ha sido un fiasco y ahora deben buscar soluciones», lamenta Javier Mendoza, presidente de los comerciantes del barrio. Miguel Laespada, representante de los hosteleros, coincide con él pero apuesta por pedir «nuevos presupuestos a más empresas y, por supuesto, exigir responsabilidades a los redactores del Peri que calcularon el precio de la obra».
Su colega Mikel Bilbao, dueño del restaurante El Matxete, propone al Ayuntamiento que busque nuevas opciones para abaratar el coste. «Que quiten el túnel o que hagan menos plazas, pero que lo construyan, porque lo prometieron». El dueño del bar El Callejón, César Hernández, critica con ironía que la segunda oferta empresarial, valorada en 19 millones, esté encabezada por el arquitecto redactor del Peri, Juan Adrián Bueno. «O sea, que el mismo equipo que dijo que la obra costaba 9 millones luego se presenta al concurso y dice que vale el doble. Que den explicaciones, porque huele fatal».
Las asociaciones vecinales critican que, según las ofertas económicas, cada una de las 440 plazas costará entre 36.000 y 43.000 euros. «Es inviable, punto. Está todo el barrio en contra y esto ha sido la puntilla. Que pongan precios baratos en los subterráneos del Artium y Molinuevo y con eso basta», afirma el presidente de Gasteiz Txiki, Iñaki Nuño.
Fernando Fernández Arrikagoitia, ‘Cibeles’, ecologista y miembro de la agrupación Ladera Oeste, también rechaza la obra y avanza que las máquinas «se encontrarán con el acuífero subterráneo. No sé quién asesora a estos políticos».
La asociación vecinal Barrenkale, en cambio, apoya el «necesario» parking, pero «no a esos precios prohibitivos», remarca Rafael Ruiz de Zárate. «Lo que no sé es cómo abaratarlo. Ni siquiera a los expertos les salen las cuentas…».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude