Correo  (Deia y Diario de noticias de Alava )El Ayuntamiento deja sin contestar una de cada cinco recomendaciones que hace el Síndico, el Defensor del Vecino, tras recibir quejas, reclamaciones o sugerencias de los vitorianos. El 75% son aceptadas y sólo un 6% se rechazan de manera explícita desde la Casa Consistorial, pero hay un 19% que no reciben respuesta.
El nuevo alcalde, Patxi Lazcoz, se comprometió ayer a «mejorar estas cifras», después de que los portavoces de PNV, EB y EA así lo reclamaran en el pleno monográfico en el que Javier Otaola expuso un balance de su actividad en el últimos años y, por extensión, en los cinco que se ha prolongado ya su mandato.
El regidor anunció también que en la sesión plenaria de este mes se formalizará el nombramiento del Síndico para una nueva etapa, elección que, con toda seguridad, volverá a recaer en el actual titular. Otaola cosechó ayer valoraciones muy positivas de su trabajo y elogios generalizados. «Ha destacado por su independencia, profesionalidad y ecuanimidad», subrayó el portavoz socialista, Juan Carlos Alonso. «Ha hecho una labor pedagógica», dijo el popular Javier Maroto, mientras que el jeltzale Mikel Martínez aseguraba que ha «demostrado que el Síndico es una figura útil y cercana a la ciudadanía». En la misma línea se mostraron José Navas, de EB, y Antxon Belakortu, de EA, quienes recalcaron que la «oficina del Defensor del Vecino se ha consolidado ya». El PNV afirmó, incluso, que asumía un consenso en torno al puesto al que no se había sumado hace cinco años.
804 expedientesEn su informe, Otaola explicó que ha tramitado a lo largo de estos cinco años 804 expedientes de queja, aunque ha atendido también otras 1.600 cuestiones o incidencias que se resolvieron con simples explicaciones u orientaciones. Además, ha elaborado en este quinquenio una treintena de recomendaciones de oficio, si bien siempre a partir de problemas denunciados en la Prensa o sugerencias planteadas por los ciudadanos.
Urbanismo es el departamento que más recomendaciones ha recibido, seguido por Medio Ambiente y Policía local. Por barrios, vecinos del Casco Viejo han sido estos años los que más han pedido la intervención del Síndico. Figuran a continuación el Ensanche y la zona de Lakua-Arriaga, sin olvidar Sansomendi y Zaramaga.
El Defensor Vecinal destacó que siempre se ha guiado por un «espíritu constructivo» y aseguró que el gran objetivo de su oficina es «defender los derechos ciudadanos y conseguir un control de calidad democrática de los servicios públicos».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude