Correo La asociación de vecinos Hegoaldekoak de San Cristóbal presentó ayer a los grupos municipales una propuesta para reconvertir las lonjas vacías en pisos de alquiler para jóvenes. La agrupación, que ha realizado un inventario de locales sin ocupar, estima que el 20% de los bajos -hay más de 100 en el barrio- podrían destinarse a este fin. El colectivo pretende así rejuvenecer esta zona y otorgar a los propietarios de los inmuebles los mismos derechos que tienen los del Casco Medieval, donde ya es posible habilitar lonjas como viviendas. Recuerdan que el barrio cuenta con «44 pisos en bajos o entresuelos de bloques de viviendas». Por lo que no entienden que se limiten los usos de los locales.
Los partidos políticos recibieron con «interés» la propuesta vecinal y alabaron el trabajo realizado con el inventario. Sin embargo, discreparon en un primer análisis sobre el desarrollo futuro que pueda tener la iniciativa. Así, el concejal de urbanismo, el socialista Juan Carlos Alonso, indicó que será «imposible» aplicar la medida antes de modificar el Plan General de Ordenación Urbana -el documento urbanístico de mayor rango de la ciudad-, uno de los principales retos que afronta precisamente la Corporación municipal durante esta legislatura.
Alonso detalló, además, que el uso de lonjas como viviendas no se podrá acotar a una única zona de la ciudad en caso de incluirse en las nuevas normas subsidiarias. El edil socialista teme, además, que la medida pueda provocar la inflación del precio de las lonjas, por lo que abogó por reflexionar con cautela. «El mercado de la vivienda no vive su peor momento en Vitoria. Las listas de espera de las promociones públicas se han reducido un 50% desde 2002, tendencia que se consolidará esta legislatura», dijo.
El PNV lo ve bien
Fuentes cercanas al portavoz del PNV en el Ayuntamiento, Mikel Martínez, aseguraron que su formación ve con buenos ojos la propuesta. Pero insistieron en que la medida se tendría que aplicar en el conjunto de la ciudad, tal como recogía su programa electoral. Eso sí, los nacionalistas consideran que el uso de lonjas como viviendas deberá regularse bajo estrictos criterios técnicos, como se ha hecho en el Casco Medieval.
El PP rehusó profundizar en su postura a la espera de un análisis más detallado de la propuesta. «La estudiaremos cuando la recibamos», dijo un portavoz.
Ezker Batua, por su parte, apuesta por una ordenanza municipal que regule esta materia en Vitoria, tal como se ha hecho en otras localidades «con éxito». Eso sí, la formación de izquierdas advirtió del peligro que supone la «especulación» con lonjas. Opinión que comparte Eusko Alkartasuna, según aseguró Antxon Belakortu, el único edil en Vitoria del partido que lidera Begoña Errazti.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude