Cartas al Director del Diario de Noticias de Alava La creación de un nuevo órgano, dentro de la nueva Corporación municipal, para gestionar las peticiones de ciudadanos, no hace más que difuminar más la labor de quienes desde tiempos inmemoriales viene siendo la voz de la auténtica realidad ciudadana: las asociaciones vecinales.

Los ciudadanos saben perfectamente dónde tienen que acudir cuando tienen reclamaciones que hacer, pero quien desoye sus protestas son los políticos que ahora proponen iniciativas para en principio dar satisfacción al ciudadano, pero que a lo largo de la pasada legislatura han ignorado las protestas de muchas personas, que con todo el derecho, solicitaban mejoras de la ciudad y se les ha ignorado; por ejemplo en la polémica desmantelación de la gasolinera de la Avenida que todos los grupos políticos del Consistorio, exceptuando el PP, se hacían oídos sordos de las súplicas vecinales para su clausura aunque, por fin se consiguió, con una buena dosis de presión vecinal, liderada por FAVA.
La argumentación, para la creación de este departamento, es no sólo triste, sino que también deja al descubierto el nulo acercamiento al ciudadano de quien propugna esta iniciativa. Lo que todos queremos ver es a nuestros concejales en la calle para que en primera persona vean, escuchen y sientan el parecer real de la ciudadanía para que después tomen las decisiones apropiadas y no encerrados en los despachos, aislados y alejados de la realidad y como consecuencia una posible mala gestión de los recursos de todos. Dejen que cada uno cumpla con su función y no pretenden invadir terrenos; con hacer bien su trabajo creo que tienen una tarea bastante amplia.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude