Deia El alcalde de Donostia, Odón Elorza, hizo pública ayer su intención de visitar los barrios de Donostia acompañado de los delegados competentes en las áreas afectadas por las intervenciones a realizar en los mismos, además de por los técnicos municipales correspondientes.Para ello, explicó, se ha realizado una planificación en la que la ciudad se divide en 12 barrios.
Esta gira de “visitas de trabajo intensas” tiene como principal objetivo aproximarse a los problemas de cada barrio donostiarra y conocer las demandas de los vecinos de los mismos.
El primer edil donostiarra ha dado comienzo ya a esta ruta por los barrios de la ciudad, con una primera etapa en Molinao, el barrio “más pequeño, alejado y con menos población de Donostia” en el que, además, existen numerosas cuestiones susceptibles de ser mejoradas.
La semana próxima, aunque no está todavía determinada la fecha exacta, acudirá al barrio de Altza, en el que visitará las obras de la calle Elizasu -cuya reurbanización tiene un coste de un millón de euros- y de la zona de Pescafría.
Elorza anunció que a final de año se llevará a cabo una “evaluación” de las visitas, recogiendo los problemas de cada barrio y la respuesta que a los mismos se les da en los presupuestos municipales.
Estas visitas, según explicó, sirven de complemento a las reuniones que realiza y va a seguir llevando a cabo con las asociaciones y representantes vecinales.
Calendario Su intención pasa por acudir “al menos dos veces al año” a cada uno de los barrios, en los que permanecerá toda la mañana “en condiciones óptimas para conocer sus problemas”.
Según apuntó el primer edil donostiarra, antes de plantearse esta ruta por los barrios, calendario en mano, llevaba a cabo las visitas de forma “más desorganizada” y con “menos disciplina”.
En muchas ocasiones se acercaba a los mismos en solitario, sin el apoyo de los técnicos ni de los delegados de las áreas concernidas en las intervenciones en cartera o en ejecución.
En aras a conseguir unos resultados más operativos y prácticos, anunció, intentará hacer coincidir las agendas de los delegados con la suya propia.
Para ello deberá de encontrar dos mañanas libres cada mes, ya que sólo así le saldrán las cuentas.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude