El Correo Los bañistas que quieran darse un chapuzón a cubierto por fin tienen disponibles tres piscinas cerradas por obras durante este verano. El Ayuntamiento de Vitoria reabrirá esta mañana las de los centros cívicos San Andrés, Hegoalde y Abetxuko. La primera de ellas estaba precintada desde julio y las dos restantes desde el 1 de agosto. Todas estas láminas fueron clausuradas para que los técnicos las pusieran a punto tras vaciarlas, limpiarlas, reparar sus grietas y revisar sus sistemas de depuración.
Los ciudadanos que lo deseen también podrán zambullirse en el vaso del complejo de Aldabe, donde los trabajos de mantenimiento se realizaron entre el 1 de julio y el 9 de agosto.
No obstante, la red de piscinas municipales aún tardará un tiempo en estar operativa al cien por cien, ya que las tareas de reparación seguirán en otros complejos. Los vitorianos que quieran nadar en el vaso del centro cívico Iparralde se encontrarán hoy con las puertas cerradas por este motivo, aunque el equipamiento estará disponible de nuevo el día 15. Por su parte, las otras dos láminas clausuradas desde junio -Lakua y Judimendi-, no podrán recibir usuarios hasta finales de año.
Mal tiempo
En cuanto a las piletas exteriores, los dos parques municipales de Mendizorroza y Gamarra están a punto de despedir la temporada de baños con resultados bien distintos. El recién reformado complejo de Gamarra se ha llevado la mejor parte, en el verano más nuboso de los últimos 30 años. Más de 140.000 bañistas han acudido a estas instalaciones en junio, julio, un 12% más que en el mismo periodo de 2006, cuando se contabilizaron 123.266 usuarios.
El director del Departamento de Deportes, Jesús Vázquez, atribuye este aumento «al interés» que ha generado la reforma a la que se ha sometido la piscina familiar y, al mismo tiempo, a la construcción del nuevo centro social. «Hay que añadir que esta temporada ha empezado quince días más tarde en Gamarra, debido a las obras, y que eso ha restado visitantes», agregó Vázquez.
En cambio, la lluvia y las bajas temperaturas sí se han dejado notar en Mendizorroza, donde la afluencia de bañistas ha disminuido un 20% con respecto al mismo periodo de 2006. De junio a agosto, las instalaciones han recibido 300.830 usuarios, 61.405 menos que el pasado año.
El mes por excelencia para las piscinas municipales ha sido julio, concretamente el último día del mes, cuando se registró el mayor número de toallas. A Mendizorroza acudieron esa jornada casi 12.000 personas y en Gamarra se tostaron al sol 7.079 usuarios.
A pesar de todo, los datos aún no son definitivos. «Aún queda septiembre y esperamos alcanzar la cifra del año pasado», señaló Vázquez. Entonces, 577.156 vitorianos disfrutaron de las piscinas municipales. La temporada de baños acaba el día 9 de septiembre en Gamarra y el 23 en Mendizorroza.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude