El Correo Vitoria cierra en agosto y es algo que parece asumir resignadamente su población. No sólo bajan la persiana bares y comercios, sino que «la desolación» -en palabras de José Luis Bezares, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Álava (FAVA)- alcanza a otros ámbitos. Crea, por ejemplo, un problema a los padres que trabajan en este mes y no disponen de la oferta de ocio infantil y juvenil para sus hijos que sí existe en julio.

Este periódico ha querido pulsar la opinión de colectivos afectados por el asunto. Tanto Denon Eskola -la federación de padres de alumnos de la enseñanza pública-, como Fapacne -su homóloga de los centros concertados- y la FAVA reconocen que el vacío de campus y colonias en agosto no es una queja en voz alta. Pero sí admiten que las instituciones deben comenzar a afrontar el tema ante el cambio de hábitos, en el que se incluye la tendencia creciente a la distribución de las vacaciones.
Bezares, líder vecinal, es quien más reclama en este sentido al Ayuntamiento y la Diputación. A su juicio, resulta «prioritario, esencial y básico» que los poderes públicos organicen actividades para los niños que aún no han comenzado el curso escolar mientras sus padres ya regresan a los trabajos. «Entiendo que no pueda haber guarderías para cuatro niños, pero sí algún sistema de lugares de encuentro o de recepción de los menores».
Menos contundentes, aunque sí favorables a plantear el asunto, se muestran Lourdes Lekuona y Santos Escudero, máximos representantes de Denon Eskola y Fapacne, respectivamente. «Como federación no es un tema que nos atañe porque agosto queda fuera del período escolar», indica Lekuona. «Pero sí estamos por la aprobación de leyes que favorezcan la conciliación de la vida familiar y laboral durante todo el año, como la flexibilidad de horarios y las reducciones de jornada».
Escudero admite que la desertización de la capital alavesa no ha encontrado aún suficiente eco para solicitar campus y colonias en agosto. Pero también piensa que es un buen momento para plantearse el tema. «Es cierto que en este mes no hay nada y que hay que empezar a tenerlo en cuenta porque cada vez se parten más las vacaciones entre julio y agosto. Las instituciones tienen que afrontarlo porque a los centros no se les puede pedir más sobreesfuerzos».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude