El Correo Abetxuko se renueva. La promotora GTYO derribará en los próximos días una serie de edificios situados junto al solar de la antigua panificadora El Áncora para dar paso a la construcción de un polígono de 79 pisos. Todos libres. Salvo un bloque de seis viviendas de la calle Pozoaldea, los viejos inmuebles desaparecerán. Entre ellos, la casa que acoge el restaurante Etxabarri y una vivienda familiar de tres pisos.


Esta actuación supone «la consolidación urbanística de la zona sur del barrio, la más cercana al Zadorra», explica uno de los responsables de la promotora. La firma espera que, a la vuelta de las vacaciones, el Ayuntamiento le conceda la licencia de urbanización de la zona. El proyecto de edificación estará listo para noviembre, fecha en la que se empezará a comercializar el polígono. La construcción de las nuevas casas arrancará en febrero.
Con este nuevo polígono resisdencial, Abetxuko afronta la última fase de su expansión, que, a petición del barrio, arrancó hace unos años. Los vecinos demandaron viviendas para que los jóvenes se quedasen a vivir en la zona. Después de que se levantaran varios bloques de pisos protegidos, algunos de ellos de alquiler social, junto al polideportivo, ahora toca edificar en el lado contrario, pero también con vistas al río.
De los dos sectores que hay en esta zona, el promovido por GTYO -conocido como el 14- es el que va más adelantado. Según detallan los constructores, el proyecto prevé una urbanización de cinco portales. Serán viviendas de tres y dos dormitorios con una superficie de unos 85 metros cuadrados. Todas estarán orientadas al Sur y tendrán trasteros y garajes de acceso directo.
El polígono, en forma de ‘H’, constará de planta baja con jardín -situada a una cota superior a la calle, ya que se aprovechará la pendiente natural del terreno- y tres alturas. Los pisos tendrán terrazas con vistas al Zadorra y áticos. También se urbanizarán calles interiores peatonales y áreas verdes con juegos infantiles.
Unos 300.000 euros
El sistema de calefacción y agua caliente individual estará apoyado por placas solares, como establece la nueva normativa, para ahorrar combustible. Las fachadas serán a base de ladrillo caravista. Aunque los precios están todavía sin cerrar, el promotor asegura que costarán por debajo de los 300.000 euros (50 millones de las antiguas pesetas).
Después de esta promoción, llegará la prevista en el solar de El Áncora, donde están previstas 58 viviendas. De ellas, 36 serán de precio tasado y el resto, concerta das, es decir, algo más caras.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude