El correo Celedón, el muñeco que cambió las fiestas de Vitoria, cumplirá el próximo sábado cincuenta años desde su primera bajada, ocurrida en 1957, que por cierto fue bastante accidentada, ya que el cable se rompió y el muñeco se cayó a un tejado.


El muñeco fue creado por un grupo de jóvenes que querían hacer realidad la frase que había aparecido en una revista en 1923: “Celedón llega a Vitoria procedente de la gloria”. Celedón era un aldeano de la aldea alavesa de Zalduendo que se convirtió en un personaje mítico representado con blusa y un paraguas abierto.
Para ello se les ocurrió hacer descender un muñeco desde el aire, por un cable desde la torre de San Miguel hasta la plaza de España.
Era un domingo aquel 4 de agosto de 1957, cuando los jóvenes subieron al capitel de la iglesia de San Miguel y tendieron desde allí un cable hasta el tejado del Ayuntamiento. Por la tarde subieron el monigote, a la espera de que a las seis de la tarde comenzarán las fiestas.
celedon1958-253×290.jpg
El muñeco que se subió aquel primer año no representaba a Celedón, sino que era la mascota de la cuadrilla de blusas “Los tímidos” y se llamaba Pepito.
A las seis de la tarde, tras el disparo del cohete anunciador, Pepito comenzó a bajar por el cable con su paraguas abierto, cuando de repente el cable se rompió, el muñeco cayó en picado y se quedó en un tejado.
Unos metros más abajo, sobre el tejado del ayuntamiento, esperaba José Luis Isasi, que fue el primero que personalizó a Celedón.
Así nació la tradición, cuando Isasi bajó al balcón del Ayuntamiento a saludar al público que estaba en la plaza de España.
50 años de tradición
Un año después, en 1958, la bajada de Celedón fue un éxito, con la transformación que hoy se sigue practicando: el muñeco surca el aire, y al llegar al suelo, le sustituye el Celedón de carne y hueso, que cruza por tierra la plaza repleta de gente hasta el balcón de las autoridades, desde donde saluda.
Ahora Celedón sigue bajando todos los cuatros de agosto a las seis de la tarde pero ya no lo hace en la plaza de España. En 1971 la restauración de esta y la falta de espacio hicieron que su bajada cambiara a la plaza de la Virgen Blanca.
Desde 1957, cuatro personas han encarnado a Celedón: Isasi, desde 1957 a 1979, Enrique Orive, que tuvo que sustituir a Isasi en 1976, Iñaki Landa, desde 1980 hasta 2000, y Gorka Ortiz de Urbina que desde 2001 lleva representando al muñeco.
Este año se cumple el cincuenta aniversario de la bajada, y para celebrarlo mañana cruzarán la plaza juntos los dos últimos Celedones, Landa y Ortiz de Urbina.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude