EL Correo Sostienen que pertenece a una aldea que podría datar de antes del siglo X Han encontrado un puente de piedra del XV ó del XVI, que tiene arcos y apoyos El patrimonio oculto de Vitoria vuelve a salir a la luz. Las excavaciones previas a la reforma de la plaza de la Virgen Blanca, el centro neurálgico de la ciudad, han permitido descubrir dos hallazgos «sorprendentes» que pueden tener un relevante interés histórico. Se trata de un puente del siglo XV ó XVI y, sobre todo, de los restos de una casa medieval que, según todos los indicios, es anterior a 1181, la fecha oficial del origen de la ciudad, como adelantó ayer EL CORREO.

Los expertos de la empresa Gesarke culminaron ayer el informe técnico sobre la primera fase de las catas. El documento desvela un ramillete de pequeños hallazgos que entraban dentro de lo previsible, como canalizaciones de agua. Pero otros restos han superado todas sus expectativas. Como siempre, las posteriores pruebas científicas del carbono 14 confirmarán si el subsuelo de Vitoria esconde un capítulo desconocido de la historia local.
El informe detalla las características del hallazgo ‘estrella’, que ha aparecido en las catas realizadas junto a la cuesta lateral que conecta el monumento de la Batalla de Vitoria y la fuente. Las prospecciones han sacado a la luz una estructura semiexcavada en la roca conocida como ‘fondo de cabaña’. Y lo más importante de todo es que es «muy problable que nos encontremos ante un edificio anterior al siglo X», subrayan los arqueólogos.
cada encontrada en virgen blanca
«De gran trascendencia»Si los análisis científicos ratifican este extremo, el descubrimiento reforzará la teoría que asegura que Vitoria existía y tenía poblados dispersos antes de que el rey Sancho de VI de Navarra -Sancho el Sabio- le otorgara el fuero de ciudad en 1181.
Los arqueólogos matizan que aún están analizando la información obtenida, pero su cautela no esconde ciertas sospechas. De momento, el informe vislumbra que la casa podría pertenecer «a una pequeña aldea previa a la fundación de Vitoria». Sería, detallan, un ejemplo de arquitectura doméstica medieval. Por eso, concluyen que la trascendencia del hallazgo «es grande» porque no existen demasiados datos de la Alta Edad Media y los restos pueden estar relacionados «con la creación de la primitiva Vitoria».
Los vestigios, por tanto, recuerdan a los descubiertos en 2000 en la catedral vieja. Esas investigaciones confirmaron que la colina estaba densamente poblada desde al menos el siglo VIII, así que la ciudad tenía 400 años más de los admitidos hasta ese momento.
La segunda prospección «sorprendente» se ubica en un jardín cercano a la calle Zapatería. Allí ha aparecido un puente de piedra de los siglos XV ó XVI que conserva «casi íntegramente» su arco y sus apoyos. Las entrañas de la Virgen Blanca escondían una estructura de mampostería cuyos estribos, es decir, las bases, alcanzan 85 centímetros, mientras que el arco forma una bóveda de 3,3 metros de largo, un ancho de 1,8 metros y una altura que en su parte más alta llega a 1,9 metros.
Todo indica que el puente servía para salvar un río que ya no existe, pero que correría paralelo a la muralla que cerraba las calles Correría, Zapatería y Herrería para unirse luego al Zapardiel.
Los arqueólogos creen que este paso elevado daba acceso a la calle Zapatería, «donde existió un portal fortificado» hasta finales del siglo XIX.
Tuberías de aguaLas siete catas realizadas hasta el momento -las cinco restantes se llevarán a cabo a partir del 20 de agosto-, también han sacado a la luz otros vestigios cuya fecha oscila entre los siglos XVII y XX. Por ejemplo, la conducción de agua en tuberías de cerámica que conectaba con tres antiguas fuentes cuya existencia estaba documentada: Mayor, Triana (ambas de 1656) y Maria Victoria (1779).
Los arqueólogos han descubierto asimismo la traída de aguas desde el Gorbea a Vitoria a través de canalizaciones de hierro colado -que data del XIX-, así como un suelo adoquinado del XX.

La reforma de la plaza, sujeta a cambios

Los estudios científicos se encargarán de verificar la trascendencia de los restos aparecidos en la Virgen Blanca, pero todo apunta a que puede haber cambios en la reforma diseñada para la plaza. De momento, el Ayuntamiento no se ha pronunciado al respecto a la espera de acontecimientos. Eso sí, antes de que el informe arqueológico saliera a la luz los portavoces del Gabinete Lazcoz ya dejaron caer que «si hay algo importante quizá haya que modificar el diseño planteado». Horas después, el estudio arqueológico revelaba que, según los expertos, existen «hallazgos sorprendentes» que es preciso tener en cuenta.
El Consistorio tenía previsto iniciar el 10 de agosto la reforma de la Virgen Blanca, que conservará el monumento central, pero que estrenará nuevo pavimento, mobiliario urbano, unas modernas farolas y fuentes. El diseño planteado por los arquitectos municipales elimina los actuales jardines triangulares y apuesta por unos nuevos parterres móviles.
Diversas fuentes confirmaron a este periódico que la obra puede sufrir «leves modificaciones» si es preciso dejar constancia de algún resto, pero que al final la plaza renovará su imagen «sin problemas». Lo que también parece seguro es que las empresas no empezarán las obras el día 10, sino el 20, para coincidir con las catas.
 

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude