DIARIO NOTICIAS DE ALAVA Abetxuko es el único barrio de la capital alavesa donde el coste medio de los pisos se encuentra por debajo de 240.000 euros
Al fin se hace realidad el sueño de miles de vitorianos. Por primera vez en diez años, el coste de la vivienda de segunda mano en la capital alavesa se ha estancado. Desde enero sólo ha aumentado un 0,7%, lo que significa que el metro cuadrado se sitúa ahora en 3.900 euros, frente a los 3.873 de finales de 2006. El último informe de Trinosa lo deja claro: la burbuja inmobiliaria ha comenzado a desinflarse en Vitoria y, como cabía esperar, en algunos rincones más que en otros. Eso sí, el dato más espectacular viene de la mano de cuatro de las zonas más privilegiadas de la ciudad. Los pisos de la Avenida, Gorbea, Coronación y Desamparadas han registrado en estos seis meses los descensos más acusados, por encima de los 18.000 euros.

Claro que, aun con el retroceso de los precios, sus inmuebles siguen siendo inaccesibles para una buena porción de gasteiztarras. En la Avenida y Gorbea, hay que desembolsar una media de 340.967 euros a la hora de hacerse con una vivienda de segunda mano; en Desamparadas, 301.541; y en Coronación, 263.772. Así que quienes necesiten de una hipoteca de 35 ó 50 años para pagar sin excesivos apuros una casa deberán mirar hacia otras zonas. El vistazo, eso sí, será rápido y probablemente desesperanzador. En este momento, pese a ser el más ilusionante de la última década para los potenciales compradores, en toda Vitoria el coste medio del piso usado supera los 240.000 euros.
Edificios barrio nuevo
Sólo Abetxuko se sitúa ligeramente por debajo. A partir de esa cifra, la horquilla de precios es amplísima. Los barrios más baratos siguen siendo Abetxuko, Aguirrelanda, Ali-Sansomendi, Aranbizkarra, Zaramaga y Casco Viejo, que están por debajo de 3.700 euros el metro cuadrado. Por contra, vuelven a erigirse como los más prohibitivos el Ensanche (a 4.287 euros el metro cuadrado), Desamparadas (a 4.286) y Ajuria, Las Conchas y San Martín (a 4.262). En medio, por último, se encuentran rincones tan dispares como el Parque del Norte, Libertad, Santa Lucía, El Pilar, Txagorritxu o Ariznabarra.
Por desgracia, la mayoría de los barrios gasteiztarras considerados de gama baja y media, aquéllos a donde muchos se trasladan por resignación, son los que han registrado las variaciones menos intensas. Claro que, aun así, los descensos, de 10.000 a 40.000 euros, han sido bastante significativos teniendo en cuenta la tónica de los últimos años. Donde no afecta la estabilización de los precios es, por ahora, en los barrios especialmente privilegiados de Vitoria. Los pisos usados del Ensanche, Ciudad Jardín, Areitio, Armentia, Uleta, Batán, Ajuria, Las Conchas y San Martín han protagonizado en los últimos seis meses unas subidas espectaculares, de más de 18.000 euros.
la vivienda tipo Qué sucederá a partir de ahora no es un misterio para Trinosa. La inmobiliaria está convencida de que los propietarios de los pisos usados deberán adecuar los precios actuales a los de mercado “si quieren vender sus casas en los próximos meses”. Al menos, ésa deberá ser la estrategia de los vendedores mientras la creciente subida de los tipos de interés siga frenando a los posibles compradores y aumente la oferta de segunda mano.
Un simple vistazo a los anuncios de los periódicos, a los escaparates de las inmobiliarias y a las páginas web revela que hay más viviendas de segunda mano que nunca a la venta. Y la mayoría corresponde a la de una casa humilde, tanto por su tamaño como por su distribución, el número de habitaciones y los servicios adicionales. De hecho, el informe realizado por Trinosa desvela que el piso usado tipo de Vitoria mide entre 51 y 75 metros cuadrados, consta de tres dormitorios, tiene un único baño y dispone de un camarote. Su mayor pega, carece de garaje.
En Deia lo tiltulan así: Trinosa confirma el estancamiento del precio de la vivienda nueva y usada en Gasteiz
Los pisos de los nuevos barrios perdieron valor en el último año
DIARIO NOTICIAS DE ALAVA Es hora de destruir viejos clichés. El estudio de Trinosa ratifica que adquirir un piso usado no tiene por qué ser necesariamente más rentable que uno nuevo. En este momento, el precio del metro cuadrado en Salburua y Zabalgana oscila en torno a los 3.900 euros, exactamente el mismo que en el mercado de segunda mano. Y, para acabar por darle la vuelta a la tortilla, la vivienda de nueva construcción ha experimentado en estos dos barrios periféricos de la capital alavesa un descenso del 0,95%.
La mayor bajada se ha registrado, no obstante, en Salburua. Allí, tras una caída del 1,58% desde enero, el metro cuadrado se ha situado en 3.869 euros. A partir de este condicionante, el coste medio de los pisos de este barrio se ha quedado en 357.450 euros. Justo en el extremo opuesto de la capital, en Zabalgana, los precios del metro cuadrado han descendido un 0,32%, así que la vivienda de nueva construcción cuesta en este momento una media de 376.257 euros.
opciones rentables Más barato resulta el metro cuadrado para quienes opten por vivir en estos barrios, cerca de la ciudad, pero con vistas a su propio jardín. En la actualidad, asciende a 3.387 euros en Salburua y a 3.041 en Zabalgana. Claro que el tamaño de la vivienda también se paga, por lo que, en realidad, las unifamiliares no resultan la alternativa más barata. Ahora mismo, el precio oscila entre los 599.000 euros de las edificaciones del nordeste de la ciudad y los 620.000 euros del suroeste.
Poco tienen que ver todas estas cantidades con las que Trinosa ha detectado en localidades próximas a la capital. Vivir cerca de Vitoria es, definitivamente, la única alternativa para los gasteiztarras que primen por encima de la ubicación el desahogo económico. En Foronda, por ejemplo, el precio del metro cuadrado de los pisos de nueva construcción se sitúa en torno a los 3.137 euros. Y un poco más lejos, en Agurain, no supera los 2.078. Dichosos ellos.

El precio medio del alquiler asciende un 1% y se sitúa ya en 940 euros mensuales

DIARIO NOTICIAS DE ALAVA. Morir en el intento. Es lo que les sucede a muchos de los ciudadanos que se proponen alquilar una vivienda en Vitoria. En su último informe, Trinosa reconoce que esta operación sigue siendo tan complicada como siempre “debido a la escasa oferta” inmobiliaria. Tal vez precisamente por ello, cada año el precio medio sufre un aumento, aunque siempre ligero. Desde enero, de hecho, se ha incrementado en un 1,05%. Y se sitúa ya en un total de 940,81 euros al mes.
Por supuesto, como en el caso de la vivienda a la venta, existen zonas más asequibles que otras. Para quienes no puedan o no quieran gastar más de 800 euros mensuales, las únicas alternativas que ofrece en este momento la capital alavesa son el Casco Viejo, el Parque del Norte, Lakuabizkarra y Arana. Hasta 850, hay pisos en Ali, Sansomendi, Lakua, Adurza, San Cristóbal y Aranbizkarra. Fuera de esas zonas, el arrendamiento alcanza cifras superiores a las de la mayoría de hipotecas vitorianas.
Porque para vivir a dos pasos del centro o en el mismo cogollo de la ciudad hay que apretarse el cinturón o disponer de una nómina solvente. En el Ensanche, el alquiler de una vivienda asciende ya a 1.033 euros y en Zabalgana a 1.040, mientras que en Judimendi existe un buen abanico de pisos por los que sus inquilinos deben pagar al mes nada menos que 1.200 euros. Tampoco se quedan lejos los precios que exhiben otros barrios peor ubicados. En Txagorritxu, por ejemplo, el coste mensual asciende ya a 950 euros. Al otro lado de la Avenida, en El Pilar, oscila en torno a los 990.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude