INDYMEDIA EH. Durante los últimos 30 años, los barrios populares (banlieues) de las ciudades francesas han estado pidiendo justicia. Han expresado reivindicaciones concretas con manifestaciones, marchas, días de acción, encuentros públicos, huelgas de hambre y revueltas de masas. La
respuesta de los gobiernos de todos los colores políticos que han pasado por el poder, desde la creación del Ministerio para el Desarrollo Urbano y Social hace 15 años para abordar la exclusión social y la guetización
de la vivienda pública, ha sido todo un despliegue de iniciativas, con su justa dosis de acrónimos y supuestas curas milagrosas: ZEP (Apoyo educativo y desarrollo en Zonas Prioritarias), DSQ, ZUP, ZAC y ANRU (Zonas de Desarrollo Urbano)…

Nuestras casas se han convertido en un blanco fácil para políticos hambrientos de ruido mediático y para sus ráfagas difamatorias: los “territorios perdidos de la República” son “lugares intransitables” poblados por “padres irresponsables” y gente a la deriva en actividades “mafiosas” o “islámicas radicales”. Los más estigmatizados son los jóvenes. Se han convertido en chivos expiatorios de los males de la sociedad. Cuesta poco llenarse la boca de valores cívicos a la vez que se expone violentamiento a la “escoria” y a los “salvajes” a la condena pública.
Los suburbios se han convertido en un tema de orden público, en las manos de la policía y los tribunales. Y, sin embargo, en todas las revueltas que hemso visto, de Minguettes (1981) a Vaulx-en-Velin (1990), de Mantes-la-Jolie (1991) a Sartrouville (1991), de Dammarie-les-Lys (1997) a Toulouse (1998), de Lille (2000) a Clichy sous Bois (2005), el mensaje ha sido claro:
¡Estamos hartos de asesinatos impunes y brutalidad policial, de controles policiales basados únicamente en el color de la piel, hartos de colegios “agujero”, de viviendas insalubres, de desempleo e infraempleo sistemático, hastos de cárceles, de humillación y represión! Nos hemos hecho casi inmunes al silencio de millones de hombres y mujeres que padecen diariamente actos de violencia social, mucho más devastadores que quemar un coche.
ESTAMOS EN NUESTRO DERECHO DE REBELARNOS CONTRA EL ORDEN SOCIAL
Como nos negamos a delegar poder a quienes ya no nos representan, el Foro Social de los Barrios Populares será un espacio público donde podamos hacer oir nuestras voces y construir un relato colectivo político, social y cultural inspirado en las experiencias, historias y memorias de nuestros barrios. El foro será un lugar de reflexión y un
lugar de encuentro de diferentes luchas locales, ofreciéndoles visibilidad a escala nacional.
Nuestras zonas y sus habitantes albergan una riqueza de historias y tradiciones de compromiso político y social: desde las revueltas de es clabos a la Comuna de País; desde el Etoile Nord-Africaine (movimiento de liberación norafricana) a la Main d’Oeuvre Immigrée (Mano de obra
inmigrante); desde la manifestación del 17 de octubre de 1961 (brutalmente aplastada por la policía francesa), hasta las luchas por la desaparición del chabolismo y el cierre de las “cités de transit” (proyectos de vivienda temporal, prefabricada, por debajo de los estándares, par ala mnoa de obra inmigrante); desde las huelgas del Sonacotra hostel a la Marcha por la Igualdad; desde la ocupación de la fábrica Talbot en Poissy hasta el movimiento de parados; desde el
movimiento de los “sans-papiers” (sin papeles) hasta el Comité contra la “doble pena” (deportación después de haber cumplido una sentencia de prisión). Todas estas luchas constituyen una parte innegable de la historia política, social y sindical de Francia. Liberémonos de la amnesia colectiva y de la ignorancia política que nubla estos
acontecimientos para reapropiarnos de nuestra memoria y nuestra historia.
Los movimientos de educación popular y los centros sociales se han visto defraudados por quienes están en el poder. Afirmamos que no podemos seguir culpando a otros de todas nuestras penurias. Al no tomar nosotros mismos la iniciativa, nos hacemos cómplices de nuestros problemas: ya no podemos permitirnos ignorar nuestra responsabilidad colectiva. De nosotros depende ahroa imaginar nuevas formas de solidaridad para paliar nuestras condiciones sociales.
Hay muchas cuestiones que tenemos que abordar con urgencia: el racismo, la violencia policial, la discriminación social, racial y cultural, la islamofobia, el colonialismo y su legado. Pero también pretendemos afrontar de manera más amplia temas relativos a la salud, la educación,
el trabajo, los medios de comunicación, el sexismo, el liberalismo, el medio ambiente, las relaciones globales norte-sur, formas de resistencia y liberación y las luchas por la justicia, por la igualdad, por la libertad… Es vital construir un movimiento visible en el que seamos
actores políticos reales, que produzcamos nuestros propios discursos y desarrollemos nuestras propias prácticas autónomas. El futuro de nuestras zonas depende de nosotros, de ti.
Los barrios populares tienen un lugar crucial en nuestras ciudades y ya no pueden ser tratados como un caso aislado. Nuestro foro, que tendrá lugar del 22 al 24 de junio de 2007 en las periferias de París, será una plataforma para desarrollar colectivamente una estrategia basada en
referencias comunes que podamos adptar claramente. Invitamos a todos los que consieran el tema de los barrios populares una prioridad a que se unan a los colectivos organizadores. Después de una serie de encuentros y discusiones, se ha creado una asociación nacional para organizar el Foro Social de los Barrios Populares. Ahora estáis invitados a sumaros a
nosotros en los colectivos organizadores regionales para contribuir a crear este acontecimiento nacional.
El Foro es una oportunidad para todos los que quieran construir un discurso y un poder colectivos que surja de los barrios excluidos. Es absolutamente esencial que miremos más allá de nuestras propias identidades, extrayendo fuerza de la diversidad de nuestras historias nacidas de nuestras reivindicaciones, acciones y participación políticas
y culturales.
Llamamos a todos aquellos con DNI/pasaporte, con tarjetas de residencia, sin papeles, estéis donde estéis (en barrios periféricos o en otro lugar): estáis invitados a sumaros al MIB (Movimiento de Inmigración y barrios populares), DIVERCITE (Diver-ciudad) y MOTIVE-E-S a convertir este acontecimiento en un momento de convergencia (política, social, cultural, festiva) y a crear una voz común y radical para todas las áreas de Francia. Gane quien gane las elecciones, necesitamos un Movimiento Nacional de los Barrios Populares como único camino para luchar por la igualdad.
Para más información: http://fsqp.free.fr
Homepage:: http://fsqp.free.fr

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude