Diario de Noticias.
Lejos del acercamiento, la asociación de vecinos Zazpigarren Alaba y los propietarios de la discoteca que se prevé instalar en el número 88 de la calle Los Herrán de Vitoria continúan manteniendo un duro pulso. La tensión ha crecido en los últimos meses, hasta el punto que vecinos y promotores se han denunciado mutuamente ante la justicia.
Según informó la asociación de vecinos Zazpigarren Alaba, el vecindario “fue grabado con vídeo, incluso los menores, durante una concentración contra la futura discoteca”. Por ello, decidieron interponer una demanda. Por otro lado, los dueños del nuevo local denunciaron al colectivo por amenazas.
El representante de los empresarios, José Montiel, informó ayer de que aunque no ha habido acercamiento de posturas con la asociación, sí se ha dado con una parte de los vecinos del portal 88, con los que se han “limado asperezas”. Después de las reuniones que han mantenido con la representante de estos vecinos, “hay principios de tener un entendimiento”. Si la discoteca cumplen los requisitos legales, “los residentes están dispuestos a aceptarla”, aseguró Montiel.
Sin embargo, señaló que con la asociación de vecinos no ha habido avances. “Nosotros teníamos la intención de poder hablar con ellos, pero ellos nunca han contestado”, afirmó.

petición al ayuntamiento El colectivo aseguró que los vecinos están sufriendo “presión” por parte de los promotores, quienes “han engañado a los residentes con la promesa de retirar la denuncia del juzgado si quitaban las pancartas de las ventanas”. Se retiraron, “pero la denuncia siguió adelante hasta archivarse”, indicaron.
Como asociación, “no podemos asistir impasibles ante el daño que se está haciendo a unos vecinos que no hacen más que reivindicar su derecho al descanso”. Según valoraron, se sienten “agredidos por la propiedad, por la denuncia falsa en el juzgado contra un miembro de la asociación que realizó labores de intermediación”. Por ello, piden al Ayuntamiento de Vitoria que no permita la instalación de la discoteca.
Por otro lado, criticaron que el Consistorio gasteiztarra “no permitió” que la asociación tratara en el Pleno del 23 de marzo el cambio del Plan General de Ordenación Urbana en la manzana afectada. De este modo, “impidió el turno popular al que tenemos derecho con la propia normativa municipal de participación ciudadana”, dijeron.
Los vecinos anunciaron que se van a mantener “firmes” en su lucha por una calidad de vida que les corresponde “por derecho”. Según afirmaron, defenderán “hasta el final” su postura ante el Ayuntamiento. “Esperamos que la nueva Corporación sea más flexible en este ámbito”, señalaron.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude