El Correo Español.
El nuevo centro de mayores de Coronación abrirá sus puertas el 25 de junio y dará servicio a los 3.800 jubilados del barrio vitoriano, uno de los más envejecidos de la ciudad.
El alcalde, Alfonso Alonso, visitó ayer las instalaciones, en el último día de campaña, acompañado por varios concejales, entre ellos Jorge Ibarrondo, titular de Urbanismo, que hizo de maestro de ceremonias entre los mayores que se acercaron al recinto. Alonso recordó que el centro, el número quince de la red municipal, «es el mayor de la ciudad y reúne todas las comodidades. Las obras van a concluir cuatro meses antes de lo previsto», destacó.
De hecho, cuenta con más de 1.700 metros cuadrados repartidos en planta baja y cuatro alturas. La baja, de 700 metros cuadrados, se destinará a centro social, con una sala para ver la televisión, comedor, cafetería, podología, peluquería y un servicio de información y acogida. El primer piso tiene dos salas polivalentes que podrán albergar diferentes talleres y actividades. También habrá otra dependencia para informática, con doce ordenadores con conexión a internet, para facilitar a los jubilados el acceso a las nuevas tecnologías.
Centro Mayores Correo

Reivindicación
En la segunda planta se habilitará un gran salón para actos polivalentes, que podrá ser utilizado tanto por el centro de mayores como por las asociaciones vecinales. Éstas se ubicarán en el tercer y cuarto piso.
El centro de mayores responde a una vieja reivindicación de los vecinos. El Ayuntamiento les prometió que levantaría un edificio de estas características para compensar la instalación de la central de recogida neumática de basuras en el barrio. En un principio, sopesó al posibilidad de levantarlo encima de la planta de basuras junto a apartamentos para jóvenes. Al final desechó esa posibilidad.
Una de las vecinas del edificio anejo al centro aprovechó la presencia del alcalde para reclamar que el Consistorio limpie la fachada de su casa, «manchada con cemento por las obras», denunció. «Comprendo que haya que manchar, pero ahora hay que actuar más y hablar muchos menos», reclamó.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude