El Correo Español.
El Sur puede esperar. Los partidos representados en el Ayuntamiento no ven «urgente» la construcción de un nuevo barrio en la franja de terreno rústico entre el IVEF y las graveras de Lasarte, casi dos millones de metros cuadrados donde la Caja Vital es el propietario mayoritario. En consecuencia, aplaudieron con diferentes grados de entusiasmo la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. El fallo, adelantado ayer en exclusiva por EL CORREO, rechaza las pretensiones de la entidad financiera para recalificar los terrenos de forma automática y poder así edificar en la zona, una aspiración histórica de la institución presidida por Gregorio Rojo.
Sobre plano, el Sur -como comúnmente se ha denominado la franja de terreno- es un rectángulo «agrícola de valoración paisajística» flanqueado por tres de sus lados por sendas zonas residenciales. Por el Norte, linda con la Ciudad Jardín; por el Este, con los nuevos desarrollos del Alto de Uleta; y por el Oeste, con la expansión de Aretxabaleta y Gardélegui (2.210 viviendas). Así se determinó en el Plan General del año 2000 -la ‘constitución urbanística’ del municipio- y a ello se aferraba la Vital para recurrir este documento. La entidad alegó que la zona de las graveras ni es «agrícola» ni posee «valor paisajístico» y solicitó para sus terrenos el mismo tratamiento urbanístico que los aledaños. Es decir, que se convirtiera en urbanizable para poder levantar un nuevo barrio. En sus planteamientos iniciales, la Vital apostaba por levantar 4.200 viviendas, un 73% de ellas de precio tasado.

Los grupos políticos consideraron ayer, en su mayoría, que la sentencia del Tribunal Superior es «ajustada», y se emplazaron a debatir el desarrollo del Sur la próxima legislatura en la sede municipal, dentro de la discusión para elaborar un nuevo Plan General. «La planificación de la ciudad corresponde al Ayuntamiento, no a los particulares», dijo ayer el alcalde Alonso, en un mensaje que lanzaron también el PNV, EB y EA. «Esos suelos son una reserva estratégica de cara al futuro y están afectados por problemas ambientales a los que hay que dar salida antes de plantear ningún plan urbanístico», agregó el regidor popular.
Entre ellos, citó la «derivación» de los ríos Batán, Zapardiel y Zaraona, que ahora terminan en la red de saneamiento, en lugar de desembocar en el Zadorra. «Si eso no se corrige y se construye -alertó Alonso-, los problemas de inundaciones serán evidentes», advirtió. «Si se hacen pisos, tendrán que ser pocos. Ni los 4.200 que planteaba la Vital ni siquiera 3.000», aseguró, en referencia a la propia propuesta que defendieron los populares para esta zona en junio de 2003.
Interés «público»
Para los nacionalistas, la ocupación residencial del Sur «no es una necesidad actual. Salburua, Zabalgana y otros polígonos colman de momento las necesidades de viviendas», dijo el portavoz del PNV, Mikel Martínez. «Y debe prevalecer el interés público, no el de una entidad privada», agregó, en referencia a las pretensiones de la Caja.
Los socialistas, por su parte, consideraron «obvio» que los terrenos tendrán que acoger un «desarrollo urbanístico» en el futuro, dado que son un «hueco en el plano». «El debate deberá hacerse la próxima legislatura». Subrayaron, a renglón seguido, que «cualquier plan pasará por un acuerdo entre el Ayuntamiento y el Gobierno vasco».
EB apuntó que la sentencia «es lógica» y avanzó que no entra en sus planes «gastar más suelo», mientras EA pidió a PSE y PP que «dado que gestionan la Vital, se quiten la careta y propongan en el Ayuntamiento lo mismo que defienden en la Caja».
La entidad, por su parte, eludió ayer valorar el fallo, aunque informó que sus servicios jurídicos lo leerán con atención y decidirán si lo recurren o no. El Gobierno vasco, que había diseñado un crecimiento de más de 6.000 viviendas para esta zona, también eludió terciar en la polémica. «La planificación corresponde al Ayuntamiento», indicó un portavoz de Vivienda. «En todo caso, respaldaremos la propuesta más respetuosa con el medio ambiente», agregó.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude