Diario de Noticias.
Grandes y pequeños. Los vecinos de toda la vida y los nuevos inquilinos de las calles de la almendra gasteiztarra se unieron ayer en una manifestación que salió a la calle para, de forma masiva, expresar su desacuerdo con el Plan Especial de Rehabilitación Integral del Casco Viejo, el ya de sobra conocido por todos como PERI.
Más de una treintena de agrupaciones vecinales de la parte histórica respaldaban esta iniciativa popular, que comenzó a las 19.30 horas en la calle Cuchillería y recorrió las vías más emblemáticas del centro viejo de Vitoria.

Una nueva oportunidad de escuchar la voz de un barrio al que no le agrada el nuevo lavado de cara que, con esta medida aprobada por el Ayuntamiento de Vitoria, se pretende hacer en estas antiguas calles.
Guztion artean, plantémosle cara al PERI era el lema empleado ayer por esta marea humana que lanzaba consignas contra la política municipal y contra el Consistorio de la capital alavesa, al que tildaban de “especulador”.
De forma previa a la protesta contra este “virus”, durante toda la semana se han realizado diversos actos, como buzoneo, en el mismo sentido que la movilización.
“Nos intentan hacer creer que van a mejorar el barrio, pero todo lo hacen de cara a la galería y olvidándose de la gente que realmente vivimos aquí cada día”, comentaban Carlos y Nerea, una joven pareja que empujaba la silla donde su hija, totalmente dormida, se mantenía ajena a todo lo que pasaba a su alrededor.
Y es que, para los colectivos sociales y los vecinos del Casco Viejo, con esa rehabilitación integral que se pretende llevar a cabo, se “olvidan” de los “verdaderos” problemas y necesidades del barrio.
Así, el mal estado de muchos de los edificios de estas calles, la atención a personas mayores que viven solas, el recorte de ayudas sociales o la ausencia de zonas verdes son algunas de las reclamaciones que estos vecinos hacían ayer a los poderes públicos y que, a su juicio, se incrementarán con la entrada del PERI.
Aunque algunos de los asistentes a la manifestación consideraban ayer que quizá era tarde para frenar el proyecto de rehabilitación, la mayoría defiende seguir apostando “por el barrio en que vivimos”. Y para ello, fin de fiesta con conciertos de música en el Gaztetxe, uno de los férreos símbolos anti PERI.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude