El Correo Español.
Los vecinos de Aranbizkarra ya están hartos de encontrarse cada mañana una multa bajo el parabrisas de sus vehículos. La falta de aparcamientos en el barrio les obliga a dejar los coches en cualquier lugar no autorizado que encuentren libre. Por este motivo, son objetivo de la Policía Local, «que cada noche viene a poner el papelito», aseguran.
Y es que los residentes se quedaron sin el parking prometido por el Ayuntamiento. El grupo de trabajo creado en el Consitorio para impulsar estacionamientos en los barrios barajó construir al menos uno en la calle Valladolid o en la Senda Pedro Ignacio Barrutia, pero al final el proyecto se quedó en el cajón. «Este último parking querían hacerlo entre los bloques, pero nos negamos porque la obra podía crear grietas en los edificios», relató Manuel Lesta, uno de los vecinos afectados.

En su opinión, la construcción de un aparcamiento «podría hacerse bajo uno de los parques de la zona, sin causar ningún problema».
Una decena de carteles colgados en los balcones de los edificios de la calle Madrid con el lema ‘Multas no, parking sí’ reflejan el malestar de la comunidad, que urge «un acuerdo para construirlo ya».
Precisamente, Manuel Lesta fue sancionado en la madrugada de ayer por dejar sus dos vehículos con dos ruedas subidas a la acera. «La multa indica que la pusieron a las cinco de la mañana. No estoy en contra de que castiguen, pero sí cuando lo hacen sólo para recaudar dinero», se lamentó Lesta.
Patxi Magunacelaya vivió hace quince días una situación similar. «Por la cuenta que me trae procuro aparcar bien. Cada multa son al menos 80 euros, pero te las ves y te las deseas para encontrar sitio. Cuando no estacionas bien, te fríen», se quejaba ayer.
Cableado
Ana tiene más suerte porque dispone de una plaza de aparcamiento en un garaje de la zona. Reconoce que por las noches se aparca «donde se puede, pero aquí no molestamos a nadie».
Pero el problema del vecindario de Aranbizkarra no es tan sólo la imposibilidad de estacionar sus vehículos. Tras la obra de los viales de Sidenor que se realizó hace 3 años, el tendido eléctrico que se creó de forma provisional en la zona aún continúa allí, «con los peligros que ello conlleva. En los días en que hay mucho viento los cables se mueven tanto que algún día caerán sobre algún coche. Hace años que terminaron las obras y ya es hora de que los quiten», exigió indignado Lesta.
La misma intervención dejó varias farolas dentro del parking actual, ocupando algunas plazas. Además, las nuevas aceras que se construyeron no están rebajadas. «La zona que rodea a la calle Madrid con Portal de Betoño no tiene casi accesos para los minusválidos ni tampoco para las personas mayores», explicó Gerardo Corres. El vecino recuerda que en ocasiones un hombre con una silla de ruedas se ve obligado a andar en sentido contrario un trozo de la calle Betoño. «Algún día le va a pasar algo».
Los residentes reconocen que pensaron que su barrio se revitalizaría con el Boulevard, «pero sólo fueron promesas».

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude