GARA.
El futuro que el Ayuntamiento de Gasteiz tiene pensado para Alde Zaharra no casa con los deseos y necesidades de sus vecinos. Así lo han explicado los colectivos que trabajan en este barrio, que llevan años alertando sobre las consecuencias del PERI. Hoy es el día en que ya las están sufriendo.
Una veintena de asociaciones y colectivos que trabajan en Alde Zaharra de Gasteiz, así como organismos sociales de la capital alavesa, como la Asamblea de Mujeres, Eginaren Eginez, Elkartzen, Hala Bedi, Segi, Ikasle Abertzaleak, Zaramazulo o las Gazte Asanbladas de Errota y Judimendi, y las asociaciones vecinales del resto de la ciudad han llamado a manifestarse este sábado, a partir de las 19.30 horas desde la entrada de la Kutxi, para hacer frente al Plan Especial de Rehabilitación Integral (PERI) diseñado por el Ayuntamiento para este barrio. Un plan sobre cuyas consecuencias llevan alertando desde hace años estos colectivos, y que ya se han empezado a notar y son padecidas por los vecinos y usuarios del barrio, según explicó ayer Antonio Escalante, que intervino ante los medios en nombre de los convocantes.

«La situación ha cambiado; lo que venimos avisando que iba a suceder, ya no es que vaya a suceder, sino que ya está sucediendo», explicó, para destacar que, si bien «estamos convencidos y convencidas de que el Casco Viejo necesita un plan de rehabilitación», el proyecto diseñado por el Consistorio «no es para nada el que necesita el barrio». En esta misma línea, los organismos que han llamado a movilizarse el próximo sábado opinan que hoy el problema es que el PERI ha pasado de ser un documento a ser una realidad, de forma que ya está generando «consecuencias directas graves» para quienes residen en Alde Zaharra.
A modo de ejemplo, Escalante citó el hecho de que ya se ha empezado a expropiar espacios en terrenos como los paseos de Ronda, y que se ha dado la situación de que al convocar asambleas informativas para explicar a los vecinos lo que les podía pasar, éstos hayan respondido informando de que a ellos ya les han expropiado.
Asimismo, hay gente, vecina del barrio, que está siendo expulsada por no poder hacer frente a los altos costes que les suponen las operaciones de rehabilitación que les impone el PERI. Personas que, como explicaron ayer, están acudiendo al Ayuntamiento en busca de financiación para acometer estas medidas y que, ante las duras condiciones impuestas, no pueden hacerles frente y tienen que mudarse de barrio e incluso regresar a sus lugares de origen.
No quedan ahí las consecuencias del plan impulsado e impuesto por el Consistorio, que también está dando paso a movimientos especulatorios en el barrio. Así, Escalante apuntó el dato de la cantidad de inmuebles, a veces edificios enteros, que están siendo tapiados desde hace tiempo, a la espera de que las reformas del barrio posibiliten a sus dueños, en algunos casos institucionales, vender a precios más elevados.
Junto a ello, desde la cuarentena de organismos convocantes se hace referencia también a la pérdida de espacios públicos que se está produciendo en el barrio, de modo que zonas de uso público han sido «secuestradas» al disfrute de vecinos y usuarios. Entre estos espacios se hallan la plaza de Brullerías, cuya titularidad ha asumido la Fundación Catedral, la plaza de Santa María o la plaza de Etxauri.
Dinero para «un barrio de postal»
Frente a todas estas actuaciones, denunciadas por los grupos que trabajan en Alde Zaharra, desde el Gobierno municipal se sostiene que se está destinando mucho dinero a este barrio. Ese dinero, sin embargo, ««no está dirigido a las necesidades de la población del Casco Viejo, que son sobre todo socioeconómicas, sino a hacer más atractivo el barrio al personal turista y a los visitantes, dentro de esa idea de `barrio postal’ que el Ayuntamiento quiere vender, olvidándose de los vecinos», denuncian, poniendo como ejemplo el caso de las rampas y el parking de Landatxo que proyecta el Consistorio.
Llegados a este punto, estos colectivos consideran que el trabajo que llevan desarrollando no es suficiente para hacer frente al PERI y, por ello, valoran que «ha llegado el momento de que el compromiso vecinal de un paso adelante». A este respecto, Escalante destacó que «cualquier forma de organización va a ser necesaria», tanto en la denuncia de casos concretos que no se hacen públicos -las citadas expropiaciones- como en otros supuestos que los vecinos de Alde Zaharra crean necesarios sacar a la calle sin que los colectivos sociales propongan movilizaciones concretas. Actuaciones que pueden ser desde participar en manifestaciones como la del sábado hasta «poner una bandera en el balcón». Movilizaciones que, al parecer de todos estos grupos, deberán ser «continuadas e imaginativas», ya que «la imaginación es la principal herramienta que tenemos».
Más de unas 900 personas que «han dado la cara» contra el PERI forman el colorista cartel que llama a la manifestación del próximo sábado en Gasteiz.
Recorrido original para una marcha «que no será una procesión»
La manifestación del sábado, que siendo reivindicativa «tendrá componentes festivos», seguirá un recorrido poco habitual. Partirá a las 19.30 de la entrada de la calle Cuchillería, para finalizar en la Plaza Nueva. En el camino, recorrerán el cantón de Santa María, la calle Barrancal, la plaza Aldabe, el portal de Arriaga, la calle Herrería, la plaza de la Provincia y la plaza de la Virgen Blanca, entre otros espacios de la capital alavesa.
Después de la marcha, y a partir de las 21.30, habrá una fiesta en el Gaztetxe de Gasteiz, con actuaciones del grupo Los Perros y de un grupo sorpresa compuesto por caras muy conocidas del escenario musical vasco.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude