Diario de Noticias.
La llegada del tranvía y el profundo lavado de cara que ha comenzado a experimentar el centro de la ciudad traen aparejadas numerosas obras y, por ende, molestias para los vitorianos, que incluyen la suciedad y los ruidos producidos por estos trabajos de reforma en los primeros puestos de su nómina de preocupaciones. No es, sin embargo, la única preocupación que los residentes de la capital han reflejado en la encuesta elaborada por Quor para DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA. La falta de políticas concretas para favorecer la integración de los miles de inmigrantes que viven y trabajan en la urbe y el habitual descontento ciudadano ante la escasez de ofertas culturales y de ocio también han quedado de manifiesto.
Los habitantes de Gasteiz, una ciudad por otro lado tranquila y poco dada a las obras faraónicas, se muestran especialmente descontentos con la gestión que desde el equipo de gobierno de Alfonso Alonso se realiza de las numerosas reformas viales. Consideran que provocan excesivo “ruido y molestias” y puntúan el control que de ellas lleva el Consistorio con un 4,5. Se trata, no obstante, de un borrón en el expediente general de la limpieza en la ciudad, puesto que la población, incluso con la polémica generada tras el relevo en la gestión de la contrata, concede un 6,1 a la conservación y limpieza de los espacios públicos. En esta misma línea de puntuación, que ronda el 6, valoran los encuestados todos los aspectos relativos al respeto del medio ambiente, el reciclaje y la gestión de los residuos que se lleva a cabo tanto en la capital como en la provincia.

Más sorprendentes resultan las respuestas que se ofrecen en las cuestiones relacionadas con la seguridad ciudadana en la capital. Pese a la idea aparente de que Vitoria puede presumir de ser una ciudad tranquila, los ciudadanos sólo muestran su satisfacción con un 5,2, dado que valoran insuficiente la labor llevada a cabo por las autoridades policiales para atajar los actos delictivos. Aunque pueda resultar paradójico, el sondeo destaca la inseguridad ciudadana como uno de los aspectos que más preocupan a los ciudadanos de la capital.
¿y los jóvenes? Al margen de estas reivindicaciones, en lógica más achacables a la población madura, también en otros apartados supuestamente más relacionados con la juventud se demuestra que la gestión de Alonso llega a la recta final de la legislatura con carencias, a los ojos de sus conciudadanos. Éste es, por ejemplo, el caso de todo lo relacionado con la oferta de alternativas de ocio y culturales de Vitoria, que, por lo que reflejan las opiniones de los encuestados, resulta escasa.
Choca, no obstante, que mientras los vitorianos alaban la cantidad y calidad de las infraestructuras, sobre todo los centros cívicos y los museos, censuran al mismo tiempo la pobre oferta programática con la que las instituciones emplean esos grandes continentes culturales. El de la planificación cultural es otro de los apartados en los que, con un 4,87, suspende el gobierno de Alfonso Alonso.
poco talante social Sin embargo, ésta no es la peor nota concedida por la media de los encuestados. La población vitoriana otorga la calificación más baja a las políticas desarrolladas en Gasteiz para la integración de los inmigrantes. Todos los campos relacionados con las áreas de Asuntos Sociales y Bienestar Social de Ayuntamiento y Diputación resultan mal paradas. Así, mientras que las políticas en inmigración reciben un 4,3, también suspenden las políticas de igualdad (4,9), los esfuerzos por facilitar la conciliación familiar (4,6) y los recursos para evitar la exclusión social (4,7).
Otro apartado que colecciona buena parte de las críticas es el relacionado con la gestión de los impuestos y su subida. En este caso, los alaveses conceden un 4 al aprovechamiento que el Gobierno foral lleva a cabo de sus contribuciones.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude