El Correo Español.
La Corporación vitoriana dará carpetazo el viernes a la polémica que ha enfrentado al equipo de gobierno con los vecinos de cuatro bloques de las calles Florida y Pío XII, y que ha ralentizado la operación de la manzana de la plaza de toros y el derribo del viejo coso. El pleno del Ayuntamiento abordará un cambio en el proyecto para alejar definitivamente los pisos de lujo de las traseras de los bloques residenciales de estas arterias, como exigen sus residentes. La modificación saldrá adelante, al menos, con los votos de populares y socialistas.
En el planteamiento inicial, las 98 viviendas de lujo se situaban a 17 metros de las traseras de las casas. Los vecinos, que en la actualidad tienen a apenas seis metros las paredes del viejo coso taurino, protestaron porque a su juicio la nueva edificación -de seis alturas- amenazaba con restarles soleamiento. Tras meses de tiras y aflojas, el Gabinete Alonso ha acabado por aceptar parte de las demandas de los afectados y ha proyectado que el nuevo bloque se sitúe a 26 metros de la fachada trasera de las casas de Florida y Pío XII.

El cambio tiene diversas consecuencias sobre la operación de la manzana, que acaba de superar su primera fase con la finalización del nuevo multiusos. Como es sabido, la zona acogerá un bloque de oficinas, apartamentos tutelados y un hotel de nueve alturas junto a las vías, además de un párking subterráneo de 792 huecos y el edificio residencial. FCC y Urco Urbasa, las empresas promotoras, deberán entregar gratis al Ayuntamiento el multiusos, el estacionamiento y 500 metros cuadrados de bajos comerciales. A cambio, podrán vender las oficinas, los apartamentos y las viviendas, así como la parcela del hotel -ya en manos de la cadena Abba- y los 622 garajes privados que se situarán debajo de estas edificaciones.
De un lado, el desplazamiento del bloque residencial restará espacio a la plaza pública que surge en el centro del nuevo complejo urbano. De otro, se retoca el perfil del nuevo bloque de viviendas, que sumará cinco plantas más doble ático en su zona más baja -la situada enfrente de los vecinos de la calle Florida-, y pasará a seis alturas en la parte central, y a diez en su extremo más próximo a Los Herrán, donde se enfrenta con otro bloque de la altura similar existente en la zona. La nueva pastilla residencial, además, acogerá sólo 84 viviendas. Las otras 14 previstas se habilitarán junto a las oficinas y los apartamentos para personas mayores, en el edificio proyectado junto a las vías.
Soleamiento
«El soleamiento de los pisos bajos de Florida y Pío XII queda garantizado», afirmó ayer el concejal de Urbanismo, Jorge Ibarrondo. «Y no sólo eso, sino que van a dejar de ser viviendas traseras. Entre ellas y el nuevo bloque surge una calle con comercio, así que tendrán por primera vez fachada a la vía pública, lo que las revaloriza», argumenta el edil del PP.
El desbloqueo de estas modificaciones permitirá que las empresas se pongan manos a la obra para redactar el proyecto de urbanización de la parcela y esbocen los planos de los nuevos edificios, que en algunos casos pretenden comenzar a construir en breve, como es el caso del hotel. La elaboración de estos planes y su aprobación por parte del Ayuntamiento será clave, a su vez, para proceder al derribo del viejo coso taurino, que sigue pendiente.
La demolición de la antigua plaza de toros también está condicionada a la finalización de las catas arqueológicas que se han desarrollado en el albero y en el resto de las instalaciones.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude