Aquí vivo, aquí voto.
Campaña de recogida de firmas y sensibilización a favor de los derechos políticos de las personas inmigrantes, reivindicando su derecho al voto y a votar en la elecciones municipales.

AQUÍ VIVEN, AQUÍ TRABAJAN, AQUÍ COTIZAN, ..PERO AQUÍ NO VOTAN
En nuestra ciudad también, desde hace varios años y especialmente en los últimos tiempos, existen diferentes categorías de ciudadanía.
Miles de personas originarias de otros países extracomunitarios viven entre nosotros y nosotras, trabajan, forman familias, pagan sus impuestos, cotizan a la Seguridad Social, pero gozan de una ciudadanía limitada. En concreto no pueden votar y, por lo tanto, no pueden participar en la toma de decisiones sobre asuntos que les afectan directamente, sobre educación, transporte, vivienda, infraestructuras, impuestos locales, etc., etc. Estas personas forman parte de la sociedad vitoriana, viven en los mismos barrios, pasean por los mismos parques, utilizan los mismos centros
cívicos, son, en fin, nuestros vecinos y vecinas, pero, desde el momento en que no pueden votar y participar en las instituciones, se podría decir que viven no ya con, sino junto a nosotros y nosotros. No es lo mismo, ni mucho menos.
Esta distinta capacidad de participación política constituye un flagrante elemento de discriminación y desigualdad. Contribuye a su invisibilidad, a que conozcamos peor sus opiniones, sus intereses y sus necesidades. Y ése es un factor negativo importante desde el punto de vista de una integración plena y armónica para formar una sociedad más consciente y cohesionada. El voto es un factor de integración. No se puede pedir a estas personas responsabilidad y voluntad de integración y, al
mismo tiempo, impedir que puedan expresar su opinión sobre tantos problemas locales que les importan. No nos engañemos, también las instituciones les harían mucho más caso si pudieran votar. Así funciona nuestro sistema.
En el fondo, se trata de construir un nuevo concepto de ciudadanía, basado no tanto en la nacionalidad, como en la residencia estable en el ámbito local. Es abrir un camino para entender la inmigración no como mano de obra barata y más o menos provisional, sino como personas que quieren y deben formar parte activa y responsable de nuestra sociedad. Porque una sociedad con ciudadanos de primera y de segunda es una sociedad injusta. Una ciudad con habitantes de primera y de segunda no es una ciudad acogedora e integrada, sino discriminatoria y dividida por
cuestiones de origen.
En Vitoria-Gasteiz, a doce de marzo de 2007
Puedes firmar, descargar hojas de firmas en el blog abierto al efecto:
http://www.aquivivoaquivoto.elkarteak.net/firmas

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude